thumbnail Hola,

El Barcelona no cedió los tres puntos que el Real Madrid buscaba fervientemente para acortar distancias, su gran preocupación

Por Pilar Suarez | Barcelona | @pilsua

El Barcelona y Real Madrid firmaron el empate la noche de ayer en un Camp Nou casi repleto e iluminado con los colores de la independencia catalana. El encuentro fue vibrante y electrizante, los primeros minutos del encuentro, los merengues apretaron e intentaron causar daño rápidamente, pero el Barça respondió también para al final del encuentro lograr que los madrileños pidieran la hora.



                        1. El empate fue mejor para el Barça

 El equipo de José Mourinho necesita a toda costa sacar tres puntos ante cualquier rival y esperar que el Barça pinche en algún encuentro para así acortar distancias. El Barça era el rival ideal a batir en esta Jornada 7, pero los madrileños no pudieron.

Es verdad que el Real Madrid cada vez le juega mejor al Barça, pero aún así, no logra ganarle en el Camp Nou y una posible victoria ayer no sólo los hubiera puesto a 5 puntos de los catalanes, sino que además les hubiera dado un buen golpe de confianza para seguir en la lucha de alcanzar a su eterno rival.

                                     2. El Balón de Oro para Messi

 Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, candidatos al próximo Balón de Oro que se entregará en Zurich el próximo 7 de enero, fueron los autores de los dos goles de sus equipos. El portugués intentó incansablemente conseguir el hat-trick, pero los tres goles no llegaron y sólo se llevó una lesión en el hombro. El argentino también lo intentó en repetidas ocasiones, pero el gol no se le dio y lo que consiguió fue acercarse más al máximo goleador de los Clásicos, el legendario Alfredo Di Stéfano, que con sus 18 dianas al Barça, está muy próximo a cederle el récord al rosarino que tras sus dos anotaciones, ya suma 17.

El segundo gol de Leo Messi se llevó la noche, después de estampar el esférico en la red de Iker Casillas de manera magistral en una jugada a balón parado. Los merengues aún no encuentran la fórmula para frenar a Messi, tal vez otros equipos se han acercado a lograro, pero no el equipo blanco. Cristiano intentó hacer sus pininos buscando meter gol de chilena, pero no le funcionó y sólo se lesionó.

                 3. Sin miedo aunque no haya defensas

El problema del Barça de Tito es que sus defensas se están cayendo uno a uno. Las lesiones no los están perdonando y se podría decir que si la noche de ayer Carles Puyol y Gerard Piqué hubieran estado disponibles, tal vez la historia hubiera sido diferente. El empate, con una plantilla defensiva lesionada es de gran mérito ante un Madrid que tenía a su equipo completo.

Jordi Alba hizo un gran trabajo, bajando al ataque. Javier Mascherano supo frentar a los merengues, pero también cometió errores que pudieron costar caro. Adriano sin ser un central tuvo que ocupar esta posición y Tito Vilanova sólo tuvo elogios: "El viernes y el sábado entrenamos en esta posición, me dijo que se veía bien, y los movimientos eran muy similares jugando en línea de tres",  no obstante Tito ha querido dedicar estas palabras al jugador brasileño: "Le quiero agradecer el esfuerzo y el hecho que juegue en esta posición, más aún contra el Madrid".

 
                   4. El Madrid terminó pidiendo la hora

A pesar de que a los culés les costó entrar en el partido al inicio de éste, poco a poco fueron recuperando la forma y las buenas sensaciones y fueron los últimos 15 minutos del partido cuando ofrecieron su mejor versión -aunque aún tienen muchas cosas que mejorar- y terminaron por presionar a un Madrid que le urgía que terminara el encuentro.

Las constantes llegadas de Andrés Iniesta, Jordi Alba, Alexis Sánchez e incluso una magnífica llegada de Martín Montoya en el último minuto del encuentro, pudieron dar la victoria a los culés que bien la tenían merecida. Simplemente el balón no logró entrar y esta vez, ante el Madrid, a los blaugranas no les sirvió apretar en los últimos 20 minutos del encuentro como le ha funcionado con otros rivales.

                            5. La Liga sigue y el Barça es líder

Mucho se pensaba que la victoria del Barça podría haber sentenciado la Liga a pesar de que era un poco prematuro decirlo, lo que sí es verdad es que una diferencia de 11 puntos habría metido en aprietos al Real Madrid y hubiera quitado presión a los culés.

Después del empate, la Liga sigue igual y nos dará para largo. El Madrid, si mejora como lo está haciendo, podrá subir escalones en el torneo y colarse en posiciones más cercanas a los catalanes, pero mientras tanto, el equipo de Tito Vilanova sigue siendo el líder de la Liga con 8 puntos sobre el Real Madrid y aún no conoce la derrota.

Artículos relacionados