thumbnail Hola,
El Barcelona fue mejor que el Real Madrid a pesar de Tito Vilanova (Análsis)

El Barcelona fue mejor que el Real Madrid a pesar de Tito Vilanova (Análsis)

Getty Images

El Barcelona fue mejor y pudo haber conseguido el triunfo en el Clásico, pero debió sobreponerse a un pésimo planteamiento de su novato entrenador

Esta noche, en el Camp Nou, el Barcelona dejó escapar dos puntos. Tuvo tres oportunidades clarísimos al final del encuentro para desnivelarlo y encarrilar la liga. En el primer caso, Lionel Messi tocó un poco largo a Pedro, que no alcanzó a llegar a una pelota que le hubiera dejado mano a mano con Casillas. La segunda, un tiro magistral de Montoya, dejó en el larguero la esperanza de un gol inolvidable. La última, otra contra fulminante, terminó con un disparo de Pedro apenas por un lado de la meta madridista.

Así, el Barça puede irse con la satisfacción de haber sido más que su archirrival, en un partido de altísimo nivel, donde el único que desentonó fue el técnico blaugrana Tito Vilanova. El heredero de Pep Guardiola dejó en claro que está muy lejos aún de su ilustre predecesor, y sólo la calidad de sus jugadores le permitió mantenerse en el partido cuando, por planteamiento, debió haberlo perdido.

Con los dos centrales lesionados, Vilanova apostó por estrenarle posición a Adriano y mantener la habitual línea de cuatro que ha utilizado desde que llegó al banquillo culé. La idea era, probablemente, mantener el control de balón y la salida de un jugador técnico, en lugar de la mayor solidez que podría haber dado Song o el canterano Fontás. Sin embargo, el brasileño nunca había jugado la posición y se notó. Fue el más flojo en la zaga, y habilitó a Cristiano para la segunda anotación merengue.

En medio campo, colocó a Cesc como segundo punta, por detrás de Messi y, a su lado, colocó a Iniesta, un poco cargado por la izquierda. En consecuencia, los primeros veinte minutos fueron un caos. Fàbregas equivocó cada decisión que tuvo se encimó con el manchego, que simplemente no pudo tocar la pelota en ese lapso. Mourinho le ganó por completo la partida, con Khedira como perro de presa y Di María abierto por esa banda.

El gol del Madrid fue, entonces, una consecuencia de un equipo que sabía a lo que jugaba contra otro que no tenía la menor idea. Los merengues pudieron haber añadido un segundo, pero Benzema falló lo infallable y luego, con muchísima suerte, el Barcelona consiguió el empate y fue entonces que el equipo entendió que tenía que jugar a lo que sabía, y no a lo que su técnico novato estaba intentando imponer. El partido cambió y el Barça mereció el triunfo, pero no gracias a Tito Vilanova.  

Artículos relacionados