thumbnail Hola,

En un deslucido encuentro en el sur del país los capitalinos se impusieron a minutos del final sobre el actual campeón del fútbol chileno. El miércoles juegan por la Libertadores.

La expectativa, guardando las proporciones, era revivir en algo lo visto hace un par de meses. Tras emocionantes encuentros en Santiago y Talcahuano acereros y españoles nos dieron atractivos partidos que terminaron con los del sur levantando la copa que lo tiene como actual campeón del fútbol chileno.

Pasaban los minutos y cada vez con más fuerza se desvaneció la idea de ver un partido entretenido o emocionante. Simplemente no sucedió, al menos en el primer tiempo.

Cierto es que el local no pasa por su mejor semana y que los jugadores de Huachipato, seguramente, están "en otra" con su participación en la Copa Libertadores.Pero, aunque marchen en el fondo de la tabla, uno aspira a ver algo más de quien defiende la corona. No sucedió así.

¿Si el local no está en un buen momento le transferimos la responsabilidad a la Unión? Podía ser  porque los de Independencia salían a la cancha con la ambición de seguir peleando en los primeros lugares de  la tabla. Tampoco hubo suerte.

Veinte minutos tuvieron que transcurrir para ver algo de acción en el área cuando Felipe Reynero remata de fuera del área para que las manos Diego Sánchez conocieran algo más que los guantes del portero.  Sin muchas más acciones se fue la primera parte y difícilmente alguien la echaría de menos.

Ya en el segundo tiempo los de José Luis Sierra se acercaron más a romper el letargo con que se desarrollaba el encuentro y fue, a siete del final, que los de Pellicer cayeron doblegados desde un tiro de esquina conectado por Jorge Ampuero a pasos del área chica. La expresión de Pellicer demostraba desconcierto, característica que definió lo que fue Huachipato durante todo el partido.

Relacionados