thumbnail Hola,

En la pasada fecha 11 del campeonato profesional de Colombia, Teófilo Gutiérrez fue expulsado tras golpear a un rival, y dejó a su equipo con 10 hombres.

El partido más esperado de la liga colombiana, entre los “Colíderes”; Millonarios y Junior, terminó a favor del cuadro bogotano, y en gran parte, por culpa de la tarjeta roja que le mostraron a Gutiérrez, suceso que mermó las ilusiones del Junior por un buen resultado.

Para el técnico de la escuadra rojiblanca; José “El Cheche” Hernández, el delantero barranquillero es provocado constantemente por los rivales, acciones que no ha podido controlar el jugador:

“A Teo lo están provocando y eso él debe saberlo interpretar. Le están diciendo y haciendo cosas, no solamente en el partido ante Millonarios, sino desde juegos anteriores, pasó ante Santa Fe, ante el Cali, por nombrar dos casos”, comentó el estratega después del entrenamiento de ayer.

Los primeros conflictos de Teófilo, se presentaron hace unos pocos años, cuando disputaba el balón botín de oro en el 2009, contra el peruano Johan Fano, a quien el colombiano provocó diciéndole que él sería el goleador del campeonato.

En el 2010, el artillero cafetero, fue transferido al Trabzonspor de Turquía, club en el que tuvo conductas de indisciplina, y terminó abandonando al equipo sin ningún aviso. Después llegó a  la escuadra Racing Club, donde demostró su talento futbolístico, pero también protagonizó peleas contra sus compañeros, y hasta con su propio compatriota; “Gio” Moreno.

Ahora, de vuelta a su club, el que nunca lo ha abondonao, todos en Colombia, conocen al delantero barranquillero y saben cual es su punto débil… “He dialogado permanentemente con él sobre ese tema, le he dicho que todos los ojos estarán siempre encima de él. Es un referente del Junior y del fútbol colombiano y cualquier movimiento o acción que haga va a tener los ojos encima de todas las personas que lo estarán evaluando y él tiene que saber interpretar eso”, afirmó el Cheche Hernández.

Por ahora los hinchas del Junior esperan que su “goleador” mejore sus reacciones y evite hacer daño a sus compañeros en juegos decisivos, mientras el resto de colombianos, desean que el jugador convierta goles y su indisciplina no la lleve a la selección nacional que está pasando por un gran momento.

 

  

 

Relacionados