thumbnail Hola,

El encuentro de suplentes entre el equipo cervecero y el Unión de Santa Fe fue interrumpido por la llegada de un cortejo fúnebre a las gradas del estadio

El encuentro de suplentes entre el Quilmes y Unión de Santa Fe fue interrumpido bruscamente cuando la 'barra brava' del equipo local irrumpió con un ataúd con el cuerpo sin vida del hijo del jefe del grupo, fallecido durante un accidente de circulación mientras huía de la policía tras haber efectuado un robo, según relata la agrencia EFE en la capital argentina.

Los hinchas del conjunto cervecero realizaron varios disparos al aire mientras recorrían el graderío con el féretro por lo que el encuentro se paró hasta que se dio por concluido el cortejo fúnebre. El portero de la Unión de Santa Fe Joaquín Papaleo fue testigo de excepción de todo lo ocurrido: "Dispararon un par de veces y un buen susto me llevé. Estaban detrás de la portería donde yo estaba. Mientras jugábamos contra Quilmes, entró un montón de gente al estadio con un ataúd. Tuvieron que parar el partido, se quedaron un rato y se fueron", señaló.

Según relataba el entrenador del conjunto visitante, Horacio Humoller, Quilmes sabía que iban a acudir varios aficionados con un féretro: "Nos habían dicho que el asunto estaba estipulado para que ocurriera en el descanso. Por suerte no pasó nada en el campo de juego", dijo.

Este hecho no es aislado, ya que tuvo un antecedente similar el año pasado en este mismo estadio, y ha sido interpretado como una 'demostración de poder" del grupo violento. Una situación peligrosa que asola Argentina todas las temporadas.


Artículos relacionados