thumbnail Hola,

Se cerró la fase de grupos y dejó tela para cortar. Muchos no estuvieron a la altura a pesar de su historia y de haber conformado planteles para llegar más lejos.

Duele la palabra fracaso en el ambiente del fútbol por eso evitaremos hablar de ella y referirnos simplemente a las decepcionantes actuaciones de equipos que, por historia, grandeza, refuerzos de peso o el buen antecedente previo que los tildaba de candidatos a más, dejaron el certamen de manera prematura en la fase de grupos.

No hay que pensar mucho para ubicar en primer lugar al místico y ganador de 5 Copas, Peñarol que por segundo año consecutivo no logró el pase a octavos. Si bien los directivos, con el Presidente Damiani a la cabeza han venido diciendo que el gran objetivo deportivo de Peñarol es el camPeñarolpeonato uruguayo, no nos vamos a hacer trampas al solitario y es muy simple que el gran esfuerzo económico que han hecho los dirigentes para conformar un plantel muy bueno, se apuntaba a la expectativa que se realizara una digna presentación en la Copa Libertadores de América.

Jugadores como Miguel Amado, Carlos Grossmüller, Facundo Piriz, Matías Aguirregaray, llegaron para que el hincha de Carbonero se ilusionara con repetir la final del 2011; sin embargo el poco crédito que tiene Da Silva en el banco aurinegro lo hizo ir a lo seguro, el Anual uruguayo.

Es muy difícil que se le escape el campeonato local a Peñarol y sin quitarle mérito, no es excusa para haber 'regalado' el certamen más importate del continente.



En el segundo escalón ponemos a la Universidad de Chile. Tras la semifinal de Copa Libertadores 2012 de la mano de Jorge Sampaoli, los azules se entusiasmaban con quedarse por primera vez en la historia con el certamen continental.

Sin embargo, los refuerzos que arribaron al plantel de Darío Franco no llegaron a ser desequilibrantes en el ámbito internacional. César Cortés, Isaac Díaz, Ramón Fernández, Sergio Velázquez y Michael Contreras no fueron solución para los problemas que se le presentaron a Franco.

El técnico argentino también tuvo sus culpas. A pesar de haber logrado buenos triunfos como ante Newell's Universidad de Chileen Rosario, sufrió derrotas de local que terminaron sentenciando su suerte en el certamen. Sus constantes modificaciones en la formación titular de la "U", donde relegó al banco de suplentes a figuras como Gustavo Lorenzetti y Guillermo Marino, han sido cuestionadas por sus propios jugadores. "No le entendemos a Franco", señalaron desde el plantel.

Además, quedará la eterna duda: con Olimpia derrotando a Newell's por 4-1 ¿Qué hubiese pasado si Franco alineaba un equipo ciento por ciento titular ante Deportivo Lara en Venezuela? Una pregunta -dolorosa- que todavía se hacen los hinchas.


Tercero y continuando con nuestra lista de "grandes decepciones de la Copa", nos encontramos con el equipo de peor producción, Cerro Porteño. Solo un punto en seis partidos con 3 goles a favor y 11 en contra.

Cuando Cerro Porteño ganó el título del torneo Apertura en el 2012, en aquella final contra Olimpia los dirigentes azulgranas ya hablaban de armar un gran equipo para jugar la Copa Sudamericana de ese año y sobre todo del equipazo que pensaban armar para ganar la Copa Libertadores de América en el 2013, Pero todo aquello quedó en la nada y la ilusión se transformó en decepción.

Un plantel con nombres importantes en ofensiva no pudo, primero Fossati y Arce después, generar el juego Cerro Porteñonecesario para que esos nombres se transformaran en un equipo. Cerro se dio el lujo de tener en el banco a Nanni y Rodrigo López porque de titulares salían 'Sasa' Salcedo y Beltrán. Sumado a que en el mediocampo tenía a Fabbro y Julio Dos Santos, haber finalizado con tres goles y un punto es mucho más que una decepción.


Otro que no estuvo a la altura de todo lo que había generado con su estrella número 14 en ámbito local, Millonariosfue Millonarios. El cuadro azul sigue manteniendo el mote de equipo que sólo gana títulos o hace buenas faenas en Colombia, ya que volvió a fallar nuevamente a todos sus seguidores quienes tenían la esperanza de verlo triunfar fuera de casa. Le quedó grande la Libertadores.

Si bien es cierto que Corinthians es el último campeón y que además Tijuana es la revelación del torneo, también es cierto que Millonarios no tenía plantel para ser último de su grupo y superado por el débil San José de Oruro, el cual le sacó dos puntos en la tabla general de posiciones. De manera que la mala campaña no tiene defensa.

Los apuntados fueron los dirigentes por no haber sabido apuntar que la falta de gol era el pricipal déficit que traía Millonarios antes de arrancar la Copa. Solo se trajo un solo goleador, Montero, ahora negado con las redes contrarias; pero debieron ser más de dos, para aliviar tan grave problema.

Artículos relacionados