thumbnail Hola,

River comenzará mañana la pretemporada con negociaciones avanzadas, pero sin ningún refuerzo oficial. El humor de Ramón Díaz no va a ser el ideal.

En una de las últimas conferencias de prensa antes del receso, Ramón Díaz le metió presión a los dirigentes y los proclamó protagonistas y responsables de la llegada de refuerzos, más que necesarios para armar el equipo que pretende. Al tiempo, Passarella le devolvió las gentilezas y declaró que si “le traemos los jugadores que quiere, deberá salir campeón”. Y en esa lucha dialéctica entre el presidente y el DT, el que va ganando es Ramón. Pero va perdiendo River

Porque cuando el plantel se vuelva a reunir este lunes en el predio de Ezeiza, no habrá ni una cara nueva. Sólo las de algunos jugadores que volvieron al club, pero ningún refuerzo oficial. Lo que sí hay son varias negociaciones avanzadas: Ferreyra y Carbonero serán jugadores de River; Pillud y Fabbro estarían cerca y Orban también tiene chances de llegar. Demichelis ya respondió que no vestirá la camiseta Millonaria.

Pero igualmente, el humor de Ramón no va a ser el mejor. El Pelado sabe de las dificultades del mercado y es consciente de que la situación puede cambiar de un día a otro, pero el escenario que se le presenta no le gusta ni un poquito. Porque también habrá varias bajas: Iturbe, Mora y los jugadores que no tendrá en cuenta el próximo semestre. Ni siquiera su mejor jugador estará presente: Ledesma aún no arregló su renovación y no se presentará en el primer día de entrenamiento.

Así las cosas, si este lunes el entrenador tuviera que parar un equipo, los nombres dejarían en evidencia la sequía del plantel. En el arco, Marcelo Barovero tiene el lugar más que asegurado. En defensa, el DT aún no tiene el 3 que pretende, entonces, o para una línea de tres con Mercado, Maidana, Pezzella (Eder Álvarez Balanta sería transferido) o sigue utilizando, muy a su pesar, a Vangioni en el lateral izquierdo.

En el mediocampo, tampoco sobran las opciones. Por la derecha, nada que convenza demasiado al DT: Sánchez (relegado y negociable), Affranchino (a quien también le buscan club) o el juvenil Solari. Por eso, Ponzio-Kranevitter-Rojas aparece como la opción más viable. El enganche seguiría siendo Lanzini. Y adelante, los únicos atacantes con los que cuenta son Luna y Andrada.

En limpio, el equipo de River hoy sería: Barovero; Mercado, Maidana, Pezzella, Vangioni; Ponzio, Kranevitter, Rojas; Lanzini; Luna y Andrada. Lo mismo, y un poco menos, que en el campeonato pasado.

La necesidad de refuerzos es más que evidente. Desde la dirigencia lo tienen claro, acelerarán aún más las negociaciones para que el técnico pueda contar con alguna incorporación en Salta (viajan el 11) y evitar que el riojano se convierta en una versión mejorada del increible Hulk o, lo que es peor para ellos, que se descargue a través del micrófono. En las próximas horas seguramente habrá buenas noticias, pero este lunes Ramón se encontrará con un panorama Pelado por Ezeiza…

Artículos relacionados