thumbnail Hola,
Entrevista con Pablo Guiñazú: Siempre me tienta volver a Newell’s

Entrevista con Pablo Guiñazú: Siempre me tienta volver a Newell’s

Guiñazu, volante do Internacional (Crédito: André Portugal/VIPCOMM)

El jugador argentino, habló en exclusiva con Goal, de su paso por el fútbol europeo, de la selección, del fútbol brasilero, de Gerardo Martino y mucho más...¡Imperdible!

Las actitudes son los que dibujan a los personajes. El timbre de las palabras también suelen definir personalidades. El tiempo también ayuda a acomodar las cosas y premia los esfuerzos. Quizá de estas cuestiones pueda dar certezas Pablo Guiñazú. A los 34 años está parado en un lugar que soñó y en el que puede disfrutar. Si disfrutar, una palaba que no es muy aplicada en el fútbol. Con el equilibrio indicando de temperamento, garra y talento, el Cholo construyó su universo en Brasil, allí donde los jugadores argentinos siempre han tenido que dejar la piel para triunfar.

Un recorrido diverso con diferentes vivencias edifican la carrera de Guiñazú. Comenzó a anda en Newell’s, pasó una temporada en Perugia, de Italia, dejó su huella en Independiente,  voló a Rusia para jugar en Saturn, marcó antecedentes en Libertad de Paraguay y estalló en Inter, de Porto Alegre. Hoy disfruta de la selección argentina tanto como como cuando fue campeón con los Rojos de Avellaneda, con Libertad, o como cuando ganó los 8 títulos con Inter, con Copa Sudamericana y Libertadores, incluídas.

-Goal.com--Después de tanto recorrido, es curioso cómo encontraste tu mejor nivel en Brasil y justo en un suelo donde suelen destacarse otro tipo de jugadores…

-Mirá creo que se dieron un poco las cosas. Además, caí en un equipo como Inter de Porto Alegre, que está en el Sur, donde hay más apego por los jugadores que son más aguerridos. Les gustan los que juegan, pero también los que luchan. Eso me ayudó mucho.

-Goal.com--¿También se dio que llegaste más completo como jugador?

-Si puede ser. Vos sabés que los amigos que me ven jugar de toda la vida, me dicen que se nota que he madurado. Que estoy más tranquilo, que uno usa más la cabeza que el físico. Eso que muchos dicen que es la experiencia. Cuando yo era joven decía que la experiencia no era tan determinante, pero cuando uno crece se da cuenta de lo importante que es. Incluso, caí en un club donde había muchas ganas y se ganaron muchas cosas. Y también tienen buena energía con los argentinos y por eso jugamos tantos ahí.

-Goal.com--¿Puede ser que el grupo de futbolista argentinos que están en Inter, tienen y tenían un hambre tremendo?

-Tal cual. Ni hablar. Cuando empezamos la Libertadores 2010, que jugamos con el Cabezón [D’Alessandro] hablábamos de lo lindo que es jugarla y después la ganamos. Algo fantástico. Había un gran deseo de los argentinos y de los brasileños que no habíamos ganado la Copa.

-Goal.com--¿Qué te dejaron Italia, Rusia y Paraguay?

-En Italia llegué con 19 años. Fue duro, porque no tenía continuidad, pero me ayudó mucho porque jugué contra futbolistas impresionantes, como Del Piero, Nedved, Zidane, Ronaldo, el Chino Recoba, Trezeguet... Una experiencia infernal, que me hizo madurar mucho. En Rusia llegué más grande y pasé un año excelente. Estaban Nico Pavlovich y Lucas Pusineri, yo fui el tercero. Después cayó el Rolfi Montenegro, el Polaco Bastía y el uruguayo Javier Delgado. Y el último que entró fue Chipi Barijo. Era un muy bueno tener un grupo así, porque es un país muy difícil, porque no es un tema de frío, el cuerpo se acostumbra. El tema es el idioma y la idiosincrasia. Y por último fue Paraguay, donde la pasé bárbaro. Estaba en un equipo que tenía todo lo mismo que en Europa, desde el campo de entrenamiento, ropa, todo organizado. Hastasi teníamos que  viajar a algún lugar, el presidente te ponía el avión privado. Además, fue con la conducción del Tata Martino, donde todos aprendimos y un entrenador del que no me voy a cansar de decir que es el mejor de todos.

-Goal.com--¿Qué te dio Martino para decir que es el mejor?

-Muchas cosas de las que él me enseñó las sigo haciendo hoy. Como ir a presionar al rival, jugar fácil la pelota, intentar siempre, en cada pase, lastimar al rival. Que todo el mundo tiene que estar comprometido. Logra que cada uno de sus dirigidos se juegue la cabeza por él, porque tiene a todos en una misma consideración. No hay figuras con él, son todos iguales, más allá de nombres o lo que pudo haber ganado. Te enseña que el equipo necesita de lo que cada no le puede dar. Estuvo en la selección de Paraguay y la potenció, agarró Newell’s, lo acomodó y es protagonista del torneo argentino. Algo tiene, se lo merece porque trabaja muy bien.

-Goal.com--Así como Martino trajo ya a Maxi Rodríguez, que volvió Heinze, ¿te tienta la vuelta a Newell’s?

-Yo hablé con el preparador físico. En enero último charlamos un poco, pero ellos saben que es complicado salir de Inter. Dan muchas ganas de volver porque uno sabe lo que Tata puede hacer en Newell’s. Pero también es verdad que en Inter se portaron fantástico conmigo. Siempre me tienta y siempre lo voy a pensar. Es el club que me dio a conocer, pero hoy estoy acá donde me cuidan y valoran. Si vuelvo a Newell’s es para ayudar, uno no quiere un retorno que no sea bueno para mí, al club lo quiero muchísimo.

-Goal.com--Este momento de poder jugar en la selección, ¿lo estás disfrutando?

-Sin dudas, cada vez que veo mi nombre en una lista del seleccionado lo disfruto y lo festejo porque no es fácil. Cada entrenamiento, cada partido para mí es un disfrute. Y mi familia también lo hace. Es lo máximo lo que me pasa.

-Goal.com--¿Te hubiera gustado jugar en alguna liga en la que no estuviste?

-Uno mira la liga de España y es muy interesante. Pero yo tampoco soy un tipo que se desespere por esas cosas. Además, yo pienso que, si muchos jugadores que están en Europa aceptan jugar en la Liga de Brasil, quiere decir que estoy en una liga que es tan competitiva como la europea. Eso alimenta el nivel. El fútbol brasileño está al nivel de muchos otros países. Acá se juega lindo y los partidos son muy atractivos. Está todo en un nivel muy alto y eso también lo disfruto. Está muy lindo jugar a acá.

-Goal.com--Te quedan un par de años más, ¿qué proyectás para vos?

-Soy una persona que no me puedo quedar quieta y que no me conformo. Todo el tiempo estoy pensando en querer ganar algo. En el club que estoy se piensa también así. Y ese deseo de querer siempre más es algo que no puedo abandonar. Soy muy exigente y eso me parece que me ayudó a conseguir cosas. Tengo ganas de luchar, el físico me ayuda y quiero mantenerlo.

-Goal.com--¿Sos el mismo cordobés de siempre?

-Siempre, uno quiere e intenta ser el mismo. La alegría está por encima de todo. Me ayudó tener buena energía. El fútbol no es fácil y hay momento difíciles. Pero yo trato siempre de reírme y tener ganas de hacer bromas. Eso contagia y levanta el ánimo.

Artículos relacionados