thumbnail Hola,

El técnico argentino se mostró decepcionado por la suspensión del partido frente a Brasil. "Se esperó más de lo habitual", reconoció el entrenador.

La ilusión de ver un nuevo clásico entre Argentina y Brasil se truncó debido a un problema con la iluminación, lo que generó la decepción de todos. Así lo expresaron Alejandro Sabella, Oscar Ustari y Sebastián Domínguez.

“Se esperó mucho. Por toda la ilusión que había de jugar se esperó más de lo habitual por dos seleccionados como Argentina y Brasil", destacó Sabella, que no ocultó su frustración. “Tengo tristeza porque preparamos al equipo, había ganas de jugar y la gente tenía mucha ilusión. Ahora nos vamos a abocar a Eliminatorias”, agregó.

Por su parte, el arquero Ustari afirmó: "No se veía y el árbitro también hubiese sufrido el partido. Pero no depende de los jugadores. Por lo que significa jugar de local era importante jugar el partido. A veces pasan estas cosas y no hay que darle vuelta. Para jugar estos partidos tiene que estar todo 10 puntos". Todo el mundo se va disconforme porque querían ver un Argentina-Brasil".

Domínguez destacó que los futbolistas tenían la intención de jugar pero fue imposible. "La voluntad (de jugar) siempre la tuvimos. Sobre todo, pensando en la gente. Ninguno de los jugadores bajó la persiana y siempre tuvimos la ilusión de jugar a pesar de la poca luz", expresó.

Luego, también mostró su tristeza por lo ocurrido."Lo siento por el público, porque cuando te toca ver a la Selección de cerca no querés perdértela. Lo sé como hombre del interior que soy. No era espectáculo jugarlo de la manera en que estaba el estadio", sostuvo el defensor.