thumbnail Hola,

En momentos donde Martín Lasarte es cuestionado en Católica, decidimos analizar a los técnicos de la UC en la era de la concesionaria y rescatar lo mejor (o no) de cada uno.

Las comparaciones siempre son odiosas, especialmente para los sujetos en estudio, pero es importante tener la capacidad de estar mirando las diferencias y similitudes de procesos con objetivos comunes. Siendo así, se pueden rescatar aspectos claves de unos y otros, encontrando un perfil idóneo

Desde que Cruzados SADP tomara el mando del fútbol de la Universidad Católica han sido cinco los técnicos que han pasado por su banca (sin considerar a Marco Antonio Figueroa que sólo estuvo unos días). Tomando esto en cuenta, nos propusimos hacer una mezcla, destacar lo bueno y desechar lo malo. Decidimos crear al DT ideal de la UC, rescatando algo de quienes han estado en San Carlos.

El “Verso”: Martín Lasarte

No hay dudas, el voto es unánime, a la hora de hablar el mejor técnico que ha pasado por la UC, en la era Cruzados SADP, es Martín Lasarte. No son pocos los que sintieron con su llegada a San Carlos que comenzaba una nueva etapa, el fútbol europeo se asomaba en la precordillera, tres puntas, presión y garra charrúa. Sin embargo, de eso sólo quedó el verso… Hasta ahora.

La relación con el hincha: Mario Lepe

Lastimosamente, pocas son las buenas experiencias donde el máximo ídolo de la hinchada se traslada con éxito a la banca. La Católica no fue la excepción, Mario Lepe hacía su debut en el fútbol profesional, entrenando a la institución que lo había cobijado por 30 años. Un gran desafío, llegaba a cerrar heridas tras la traumática definición del apertura 2011. Nunca logró plasmar un estilo de juego, tuvo poca suerte con los refuerzos y contó con un plantel bastante limitado. Para el recuerdo quedará la Copa Chile conseguida.

Lo más importante, en la cancha: Juan Antonio Pizzi

En juego, pocas dudas hay, el único entrenador que hizo brillar a la UC con regularidad fue Juan Antonio Pizzi. Una defensa bien armada que logró tener regularidad, basada en la experiencia. Un mediocampo que contó con lucidez, buena técnica, velocidad y gol. En ataque, probablemente la mayor deuda,  alternó entre un ariete y dos puntas, siempre luchando en inferioridad numérica, pero con el apoyo desde atrás. Un equipo que goleó y levantó copas.

¿Alguna deuda? Lo timorato de sus planteamientos, pensando en el plantel con el que contaba.

Relación con el plantel: Andrés Romero.

El “Moto” llegó en un momento clave; Mario Lepe abandonó San Carlos, dejando a la UC a puertas de playoffs, eliminada de la Copa Libertadores tras ser humillada en Bolivia y con un plantel que dudaba de sus capacidades. Romero califica como curandero, mimó a algunos, le entregó mayores responsabilidades a otros y demostró que algunos rendimientos en la era Lepe no tenían explicación. Una estadía express, en la que hay cosas rescatables. Sin dudas, se le volverá a ver sentado en la banca cruzada.

En resumen: El fútbol de Pizzi, el verso de Lasarte, el cariño de Lepe y el tacto de Romero.

Si usted quisiera armar su entrenador ideal, ¿cuál sería?