thumbnail Hola,

Nuestro amateurismo es una división con muchos más sueños que facilidades, con terrenos con más piedras que pasto pero con algo fundamental, la ilusión de darle "el palo al gato".

Dice, la FIFA, que la base del juego  está en el fútbol “amateur”. Esto último parece no haber llegado a oídos nacionales y, como en Chile somos expertos en dejar de lado lo que suele ser de importancia, lo amateur de nuestra tierra es una de las asociaciones más botadas que podemos encontrar.

Nuestro amateurismo es una división con muchos más sueños que facilidades,  con terrenos que tienen más piedras que pasto pero con algo fundamental que ninguno de estos impedimentos jamás le quitará a los que visitan esas canchas: la ilusión de poder acercarse al profesionalismo y lograr el máximo sueño de todos los jóvenes, es decir, jugar en un club grande y poder salir de la pobreza material.

En la Tercera B  hay un equipo de los fundacionales del fútbol chileno, el eterno caminante, uno de los pocos que ha pasado por las dos categorías y  en todas las divisiones de esas mismas divisiones. El “viejo y querido” Ferroviarios. Hace algunos días se hicieron pruebas de futbolistas para el primer equipo , logrando un éxito de convocatoria.

Durante los días de las pruebas masivas se  acercaron más de 300 jóvenes a probar suerte en uno de los clubes, repito, con más historia del fútbol chileno. Sólo pocos fueron los seleccionados  y, por ende, sólo pocos los que regresaron felices donde sus padres diciéndoles entre sonrisas y llantos, "¡Quedé!"

El bolso con zapatos al hombro y la “Bip” en el bolsillo se toman la micro (o la caminata) de la esperanza rumbo al ansiado campeonato en que se le  trata de ganar a todo el resto de los equipos y a casi todas las condiciones desfavorables que se puedan reunir en una cancha.

Los personajes ya escogidos, por ahora,  guardarán las ganas de ser alentados por 90 minutos hasta el mes de abril, mes en que se dará inicio a los torneos de tercera división. Por el momento ya están en pleno trabajo físico y enfrentando las exigencias de cortar con la comida rápida el  alcohol y otros tantos menesteres. El respeto por ellos mismos no deberá ser amateur.

Artículos relacionados