thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 15 de marzo de 2013
  • • 20:30
  • • Estadio José Dellagiovanna, San Fernando, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: S. Laverni
1
F
2

Unión suma y sueña

Unión suma y sueña

Unión gana en Victoria y se ilusiona con la salvación.

El Tatengue triunfó en Victoria, sumó siete de los últimos nueve puntos y se ilusiona con quedarse en Primera División.

¿Cómo no ilusionarse con un equipo que parecía condenado hace unas semanas y que en los últimos tres partidos obtuvo una auspiciosa cosecha de siete puntos? ¿Cómo no soñar si un elenco con destino irrefrenable de B Nacional, gana en La Bombonera y en Victoria? La resurrección de Unión, utópica hace unos días, parece factible. Será una empresa complicada, pero quién le quitará el hincha esos minutos de optimismo. El Tatengue triunfó por 2-1 en el Monumental de Tigre y engrosó un poco su flaco promedio.

Fue un partidazo, de un ida y vuelta incesante. Andrés Franzoia, quien había sido decisivo en La Bombonera, rubricó su mejor partido en años. Marcó por duplicado y fue la figura determinante para el triunfo de un equipo que cambió drásticamente su suerte en los últimos encuentros de la mano de un Facundo Sava que modificó radicalmente la mentalidad de su equipo. El ex delantero Xeneize definió el partido con una gran definición en el segundo gol visitante, tras una salida apresurada de Javier García, en una definición similar a la de aquel histórico 7-1 de Boca frente a San Lorenzo.

Con el 2-0 en el marcador, Tigre se encontró con un penal bien sancionado tras una infracción sobre el paraguayo Santander. Matías Pérez García ajustició a Alejandro Limia, quien retornó al arco Tatengue después de mucho tiempo y fue decisivo en la victoria de su equipo, héroe de una noche en la que Unión volvió a creer tras sumar siete puntos sobre los últimos nueve.

Tigre, que tuvo a un Botta deslucido, se quedó a las puertas de un triunfo que lo hubiera catapultado a la cima del Torneo Final. Unión, que agoniza pero todavía respira, sumó otros tres puntos y sueña porque la esperanza es lo último que se pierde. 


Artículos relacionados