thumbnail Hola,
En vivo

Copa del Rey

  • 12 de diciembre de 2012
  • • 18:00
  • • Estadio de Balaídos, Vigo
  • Árbitro: Alfonso Alvarez Izquierdo
  • • Espectadores: 30000
2
F
1

Celta vence al Real Madrid, el proyecto blanco se ahoga en Balaídos

Celta vence al Real Madrid, el proyecto blanco se ahoga en Balaídos

goal.com/arabia

El Real Madrid firmó su peor partido del curso, empeorando lo que ya era difícil de empeorar. El Celta llegó a ir 2-0, y sólo Ronaldo maquilló algo la machada en el minuto 86

El Real Madrid navega a la deriva, sin rumbo fijo, y con el timón dando tumbos sin parar. En Vigo volvió a caer derrotado ante un digno Celta exhibiendo una imagen muy gris, una caricatura de lo que fue este equipo apenas unos meses atrás, con hasta cuatro jugadores jugando fuera de su sitio, y habiendo tenido apenas un puñado de ocasiones claras ante un equipo recién ascendido. Los goles de Bermejo y Bustos llegaron a poner 2-0 a los celestes, y sólo un gol de Ronaldo a cuatro minutos del final permitió maquillar de alguna manera el descalabro. La eliminatoria puede seguir abierta de cara al partido de vuelta, pero la imagen que viene dejando este Madrid a cada partido que pasa ya no es restituible. El alarmante bajón ya no es camuflable con declaraciones altisonantes, o polémicas arbitrales. Van seis derrotas, y serán muchísimas más con partidos como los que cuajó el equipo blanco este miércoles en tierras gallegas.

Y eso que llegaba el Real Madrid a Vigo con la satisfacción de la última victoria ante el Valladolid, y también con la necesidad de finiquitar este año 2012 con un golpe en la mesa, con tres últimas victorias que hicieran olvidar un arranque de temporada más que dubitativo. Pero sin embargo, fue todo lo contrario. No en vano, en la primera parte en Balaídos exhibió una de las peores versiones de la presente campaña, que ya es mucho decir. Con el balón, y seguramente influenciados negativamente por la mucha lluvia que caía en tierras gallegas, el Real Madrid se mostró inoperante, lento, impotente, hasta desganado.

De Di María nada se supo, Modric lo intentaba desde la medular pero sin mucho éxito, la dupla Essien-Xabi ni canalizó fútbol alguno ni impuso la personalidad que debiera, los laterales Varane y Arbeloa no alcanzaban el campo contrario, Pepe debía multiplicarse haciendo su trabajo y el de Carvalho, y por si fuera poco, Benzema se torció el tobillo a la media hora de partido, teniendo que dejar su lugar a Callejón, que en apenas cuatro días pasó de lateral izquierdo a delantero. Sólo Cristiano Ronaldo parecía tirar del carro, pero sin tampoco acierto ninguno. Un par de tiros lejanos, y poco más. De Ronaldo, y por ende, del Real Madrid, que no se acercó más a las inmediaciones de Sergio Álvarez.

Tan mal lo estaba haciendo el Real Madrid que, sin hacer tampoco un partido perfecto como se supone que debía hacer ante uno de los dos gigantes del fútbol español, el Celta puso en aprietos al equipo merengue. Lo hizo Park con una volea en el segundo palo y con un cabezazo al saque de un córner que se marcharon lamiendo el poste. Como también lo hizo el testarazo de Bermejo al saque de otro córner. Y tanto estaba jugueteando el equipo blanco con la machada, que al final llegó.

Fue Bermejo, a los diez minutos de la reanudación tras el descanso, quien firmó el gol celeste. Ronaldo pateó a Mallo en lo que podía haber sido perfectamente su segunda tarjeta amarilla, y mientras todos se preguntaban qué haría Álvarez Izquierdo, Krohn-Dehli aprovechó para llevar el balón hasta el borde del área merengue, y fue desde ahí desde donde rompió la cintura a Varane y metió un centro a la espalda de Arbeloa. Casualidad que fueran los dos laterales que estaban cambiados de sitio, no lo parece. Sea como fuere, en posición muy justa de fuera de juego, Bermejo le ganó muy bien el sitio a un ingenuo Arbeloa para luego fusilar a Adán sin casi ángulo desde dentro del área, llevando el éxtasis a las gradas del estadio vigués.

Para entonces, y con la soga ya al cuello, Mourinho ya había sacado en el descanso a Ozil por un Di María que es la caricatura de lo que fue. Y diez minutos después del gol local también dio entrada a Kaká por Essien. Tocaba llamar a la épica y al corazón, no le quedaba otra al equipo blanco, lo cual es respetable y loable, pero también un poco triste para un equipo de ese calado recurrir a ello con tantísima regularidad.

Entonces, Cabral pudo hacer un penalti a Callejón que no entendió como tal Alvarez Izquierdo. Modric llegó a volear desde dentro del área un rechace a un centro lateral, y Ronaldo también tuvo su oportunidad con un lanzamiento lejano que a Sergio Álvarez le costó atajar. Y sin embargo fue el Celta el que aprovechó su única oportunidad, mientras el Real Madrid estaba volcado, tirando de pegada, como si fuera el equipo grande. Bustos, que acababa de salir al campo, le rebañó un balón a Xabi Alonso al defectuoso saque de banda de Pepe, y con un tomahawk desde 30 metros coló el balón en la escuadra contraria de la portería de Adán.

El colapso en el Real Madrid era total entonces, con 2-0 en el marcador, en lo que era su sexta derrota en cuatro meses, una más que en toda la temporada pasada, y las mismas que en el primer año de Mourinho. Y sólo quedó maquillado de alguna manera por un gol de Ronaldo en las postrimerías del encuentro, a cuatro minutos del final. Con la defensa local en estático, Xabi Alonso pasó el balón por encima de la zaga celeste, y Ronaldo aprovechó que Cabral tiró mal el fuera de juego para fusilar solo desde el punto de penalti a Sergio Álvarez. Era la ocasión más clara de todo el partido, y el ‘7’ blanco respondió para darle un poco de oxígeno al Real Madrid. El suficiente para que la eliminatoria quedara algo más abierta, pero ni mucho menos suficiente para eclipsar lo que es otro gran fiasco de este equipo en lo que va de temporada. Demasiados ya.



Artículos relacionados