La resaca se extendió y River tampoco pudo con Tigre
Al igual que hace una semana, el Millonario empató 1-1 ante un rival "ganable", de nuevo con déficit en el juego y errores que le cuestan caro.

Hace exactamente una semana, el empate ante Argentinos Juniors era explicado por Marcelo Gallardo con el término popular "resaca" , provocada por el júbilo posterior al histórico 8-0 ante Jorge Wilstermann en la Copa Libertadores. Pasaron ya 10 días de aquella goleada , pero al parecer los efectos se mantienen.

River es hoy por hoy un equipo de extremos de nivel: o altísimos, como Nacho Scocco, o muy bajos como Milton Casco. Y así, todo se hace cuesta arriba cuando el contrapeso lo provocan los errores , mucho más profundos que los aciertos. 

El artículo sigue a continuación

Fue el ex-Newell's quien fusiló al arquero de penal, luego de una excelente trepada de Nacho Fernández, quien se fue lesionado y no solo preocupó a Sampaoli, sino que dejó rengo al equipo. La ventaja estuvo lejos de llevar tranquilidad, porque permitió crecer al Matador, que desperdició un penal en los pies de Stracqualursi pero se recuperó con el cabezazo de Janson .

El segundo tiempo, más allá del dominio de la pelota, solo encontró una situación clave cuando Auzqui quedó mano a mano y definió de forma pésima . Un fiel reflejo de que cuando la solución no es el equipo inicial, se le hace cuesta arriba que lo gane desde el banco.

La cabeza de River está puesta sin dudas en la serie con Lanús , el evento más importante del semestre hasta que, en caso de ganar, llegue a la final. Y la confianza en el temple de Gallardo es total, porque dio pruebas contundentes de que en el mano a mano es letal, pero que en torneos donde necesita profundidad del plantel, el problema es mucho más que una resaca.

Comentarios ()