La solución para Boca: que termine el año
Las lesiones de Gago y Benedetto y las últimas dos derrotas al hilo opacan el gran semestre que tuvo el Xeneize. Para reamarse, necesita tiempo.

Viajar a Rosario nunca fue fácil para Boca. La ciudad santafesina es históricamente un escollo complicado: de hecho, no se lleva un triunfo del Gigante de Arroyito desde el 2006. Y esta visita al Canalla no fue la excepción. El Xeneize llegó golpeado tras la lesión de Darío Benedetto y la primera derrota en el campeonato y se vuelve a Buenos Aires con otro cachetazo.

Aunque el 1-0 no parezca un resultado tan grave dadas las circunstancias -jugó más de un tiempo con un futbolista menos y hasta pudo haber convertido algún gol en el complemento-, lo cierto es que el conjunto de Guillermo Barros Schelotto volvió a estar lejos de ser aquel que sumó ocho triunfos al hilo y que los más apresurados ya lo colocaban como el campeón del certamen a pesar de que faltaran 20 partidos.

La sucesión de hechos desfavorables que tuvo que afrontar el Mellizo en estos últimos dos meses llegaron a su punto cúlmine este domingo por la noche. Si rearmar el equipo tras las lesiones de Fernando Gago y Darío Benedetto ya era una misión más que compleja, tanto la Academia en la fecha pasada como Central en ésta le encontraron la vuelta a un planteo que, a pesar de no contar con sus jugadores más desequilibrantes, intentaba mantenerse vigente.

Boca se torció: la contractura que marginó a Walter Bou un rato antes del enuentro y, luego, las dos chances claras de Espinoza, un palo de Cardona… En cualquiera de ellas lo podría haber empatado. Es cierto, también lo podría haber perdido de manera más abultada de no haber sido por una gran actuación de Rossi. La solución para el DT la tendrá el tiempo. Que termine el 2017 y que llegue Wanchope Ábila -¿y Carlos Tevez?- para reagrupar a la tropa.

Comentarios ()