Remontada del Barcelona con toda la artillería (1-2)
Los catalanes se impusieron con dos goles en la segunda parte propiciados por indecisiones del guardameta de la Real Sociedad.

El Barça ha vuelto a salvar los muebles con una remontada para llevarse los tres puntos, con claro protagonismo de los guardametas. Aunque lo haya sido por su suerte dispar. La Real Sociedad se adelantó en el arranque y a punto estuvo de sentenciar al contragolpe, si bien Ter Stegen estuvo atento para evitarlo. Por el contrario, Rulli cometió dos errores en acciones a balón parado que fueron aprovechados por Luis Suárez y Dembélé en la segunda mitad. Y es que los de Valverde necesitaron a todos los titulares para sacar algo de tierras donostiarras.

El estadio de Anoeta reabría sus puertas esta temporada con un renovado aspecto. La hinchada había recuperado el protagonismo de Atotxa con la supresión de la pista de atletismo, y lo cierto es que el equipo txuri-urdin se vio contagiado por ese ímpetu. Asier Garitano jugó bien sus cartas, a pesar de las bajas, y desactivó el juego asociativo del Barça con una asfixiante presión. Además, esta vez tuvo suerte al definir: con 12 minutos cumplidos, Elustondo aprovechó la primera acción a balón parado para sacar una magnífica volea con la pierna mala, que deparó el 1-0 con el que se llegó al descanso. Los culés no supieron reaccionar, y más allá de dos remates de Piqué, la presencia visitante sobre el verde fue testimonial.

Messi no tuvo una sola acción en campo rival en todo el primer tiempo, por lo que Valverde renunció a las dos únicas rotaciones que había planteado. Nada más reanudarse el juego, Coutinho sustituyó a Nelson Semedo. Y como ese cambio por sí solo no sirvió de mucho, Busquets desplazó a un ausente Rafinha. La Real Sociedad aprovechó la desesperación visitante para trenzar dos contragolpes salvados por un inspirado Ter Stegen. Pero cuando peor lo estaban pasando los catalanes, Luis Suárez llegó al rescate en un saque de esquina que remató libre después de un desafortunado despeje de Rulli. Por si fuera poco, el guardameta volvió a cometer el mismo error en el tanto de la remontada firmado por Dembélé, autor del chut mordido que supuso el 1-2.

Ni el “virus FIFA” ni el peso de Anoeta, un campo tradicionalmente adverso a los culés, fueron suficientes para evitar el triunfo visitante. La Real Sociedad terminó desfondada, y ni siquiera Juanmi pudo aprovechar la última llegada donostiarra a cinco minutos del final, pues su cabezazo iba demasiado desviado. Quizá no haya sido el reestreno de Anoeta que los aficionados vascos esperaban, pero sí les ha dejado con buen sabor de boca por la entrega del equipo. Todo ello como homenaje al retirado Imanol Agirretxe, quien antes del choque fue ovacionado por sus catorce años defendiendo una sola camiseta: la txuri-urdin.

Comentarios ()