Eibar 1-1 Málaga: Los andaluces se quedan a medio camino en el estreno de José González
El conjunto boquerón fue por delante en el marcador durante muchos minutos, aunque al final se pudo ir de vacío ante el empuje de los armeros.

Eibar y Málaga se repartieron los puntos en un partido en el que los dos equipos tuvieron opciones de victoria. El conjunto malagueño, en el estreno de José González en el banquillo, se adelantó con el tanto de En Nesyri y estuvo durante muchos minutos por delante en el marcador, sin embargo el partido se le hizo muy largo y Kike García logró la igualada a quince minutos de la conclusión. El punto es insuficiente para aliviar la delicada situación del conjunto andaluz, aunque al menos le sirve para romper con una racha de cuatro partidos seguidos sin ganar y sin marcar en liga.

Los clubes más antiguos del fútbol español

El cuadro eibarrés llevó el peso del partido en el primer periodo. Los locales dispusieron de oportunidades para haber podido abrir el marcador, aunque la mayoría de ellas fue fruto de lanzamientos lejanos que tampoco entrañaron demasiado peligro. El conjunto boquerón, por su parte, adoptó un papel más pasivo, renunció prácticamente a generar juego y optó por sorprender a su rival con vertiginosos contragolpes aprovechando la extraordinaria punta de velocidad de En Nesyri. En una de esas acciones, tras una jugada personal del atacante marroquí, llegó el tanto del equipo costasoleño. Robó el balón en una situación muy comprometido y se fue directo, como un misil, a la meta rival para superar por bajo la desesperada salida de Dmitrovic.

El artículo sigue a continuación

Tras el paso por los vestuarios, el conjunto visitante consiguió anular completamente a los armeros. Sólido en defensa e intenso en la presión cada vez que el rival cruzaba la línea de centro del campo, el Málaga fue tejiendo una tela de araña en la que los de Mendilibar fueron incapaces de encontrar salidas. Los intentos por buscar soluciones en ataque en forma de cambios tampoco surtieron el efecto deseado y nadie era capaz de encontrar la luz en la zona de tres cuartos. Así, fueron pasando los minutos y el Eibar era incapaz de rematar entre los tres palos de la portería defendida por Roberto.

A quince minutos de la conclusión y en uno de los escasos errores en la zaga del Málaga, Kike García puso las tablas en el marcador, adelantándose a su marcador y aprovechando un gran servicio lateral de Bebé. El tanto enardeció a un Eibar que se vio en el tramo final del choque con opciones de poder darle la vuelta al marcador. Charles y Kike García tuvieron buenas oportunidades en los minutos finales, aunque la gran actuación de Roberto sirvió para que el cuadro malacitano pudiera amarrar al menos un punto.


 

Comentarios ()