Gigliotti: "Era más fácil responsabilizarme por el penal que decir que Boca fue inferior a River"

CompartirCerrar Comentarios
Mano a mano con GOAL, el Puma cuenta cómo logró realizarse en Independiente, habla de su paso por China y resalta lo positivo del penal ante el Millo.

Mira al arquero y piensa a dónde va a definir. Apenas unos segundos lo separan del gol, sólo tiene que pegarle bien a la pelota y ya está, todo el equipo va a festejar y miles de personas van a inundar las calles, eufóricas, gracias a su conquista. Pero las cosas no salieron como esperaba. No entiende qué pasó, si en los entrenamientos todas terminan en gol. No puede explicárselo. La pelota no entró y ahora se le viene el mundo abajo. Los compañeros se agarran la cabeza, la gente lo insulta y mañana las tapas de los diarios y los portales tendrán su foto para ilustrar la derrota. En las redes sociales ya comienzan a viralizarse los famosos memes y en el celular apenas habrá unos pocos mensajes de aliento. 

No jugaron en el mismo club, nunca coincidieron en la misma liga pero Emmanuel Gigliotti y Gonzalo Higuaín tienen algo en común: el karma de la frustración.

"Hoy sinceramente no le doy trascendencia (a lo que dicen), pero a él siguen esperando que le vaya mal, lamentablemente. Algunos están esperando que a Messi le vaya mal, o sea, directamente que a Argentina le vaya mal. Es como que estamos esperando que las cosas no sucedan. Como que en lugar de buscar las cosas buenas buscamos errores. Vivimos en una sociedad medio extraña donde estamos esperando que les vaya mal para atacarlos. No voy a decir la mayoría, pero gran parte de la gente está esperando que Higuaín en vez de hacer el gol, que falle el penal, la jugada o lo que sea para ya subirle el meme que hoy está de moda. Eso habla de la carencia que tenemos, por eso es difícil avanzar. Yo estoy convencido de que que Higuaín, Messi, el Kun o Di María son los primeros que quieren salir campeones. Pero a veces uno tiene que leer un montón de cosas, no solamente de parte del hincha. Yo llegué a escuchar a periodistas que dijeron que Messi armaba un grupo de amigos para jugar al fútbol. Entonces, si es así, si arma un grupo de amigos y Messi no termina haciendo la diferencia como en Barcelona, ¡Messi no sabe armar un grupo! Si escucharan lo que dicen se darían cuenta de que es ilógico lo que están diciendo. Pero estamos acostumbrados a eso, lamentablemente. Hoy estamos en una sociedad un poco equivocada. Estamos festejando más los errores que las virtudes".

De eso de "festejar errores", el Puma también sabe. El 27 de noviembre de 2014, por la vuelta de semifinales de la Copa Sudamericana, se enfrentaron River y Boca. Ese día, en los primeros segundos del partido, Meli cayó en el área, Delfino cobró penal y Gigliotti pidió la pelota para darle el 1-0 al Xeneize que le permitía clasificarse a la final. Pero Barovero le contuvo el tiro, minutos después Pisculichi puso el 1-0 y fue River el que se clasificó para terminar ganando el título. Y nadie se acuerda nada de lo que hizo el delantero surgido en Lamadrid después de eso. Hay como un blanco, un vacío, hasta que meses después de la fatídica noche desembarcó en China.

Emmanuel Gigliotti River Boca Sudamericana 2014

-Cuando pasó lo del penal dijiste "si fuera hincha de Boca diría que soy un hijo de puta". ¿Hoy pensás lo mismo?
-No. Sinceramente uno lo dice en el momento de caliente, que es una boludez, pero yo estoy muy tranquilo de lo que fue ese partido, me pasó lo que le pudo haber pasado cualquier jugador. Han errado penales los mejores del mundo. El jugador que quieras, Messi, Ronaldo, Maradona. Yo estoy tranquilo con lo que fue el partido porque yo tenía dos opciones, en el sentido de que o me quedaba paralizado después de lo que había pasado o intentaba revertir la situación. Hice un gol, no lo convalidaron, pero yo me sentí que hice un buen partido ese partido. El penal son circunstancias...


-¿Y por qué todos te cayeron tanto a vos?
-Es el fútbol. Era más fácil responsabilizar a uno por un penal en vez de decir que Boca había sido inferior a River en dos partidos.
 

-¿Fuiste el chivo expiatorio?
-Fue la excusa perfecta pero ya está, es pasado. Soy consciente de que me terminé yendo pero lo dije en otra entrevista, a veces hay que sacarle lo positivo. Si no me hubiese tocado irme quizá hoy no estaría viviendo uno de los momento más lindos de mi carrera. Soy feliz hoy y creo que por primera vez estoy totalmente pleno de estar en un club donde comparto absolutamente todo con todos mis compañeros. Tengo un grupo como jamás en mi carrera.


En Independiente el Puma logró conquistar por primera vez un título, justamente la Copa Sudamericana, y pudo afianzarse en un equipo grande, pero lo que más resalta cuando tiene que hablar de su estadía en el Rojo es a sus compañeros. "Hace dos años estaba en una situación completamente diferente y pasás a estar súper contento en el lugar donde estás. Llegamos a obtener un título que era importante para el club y mi carrera, porque no me había sucedido nunca, pero lo mejor de todo es que encontré, o pudimos formar, un grupo donde nos sentimos muy cómodos. Realmente es la primera vez que me pasa de estar en un grupo donde nos llevamos todos de la mejor manera, compartimos cosas fuera de los entrenamientos, fuera del fútbol y no es usual que suceda esto".

Flamengo Independiente Final Copa Sudamericana 13122017

-¿Fue fundamental el grupo para atravesar todo lo extra futbolístico que vive Independiente?
-Sí. El grupo supo respaldar a jugadores en situaciones que necesitaban un poco de apoyo y es bueno que desde adentro en lugar de sacarte la mano te la den.


-¿Cómo se logra armar un grupo así?
-Holan tiene mucho que ver. Supo elegir muy bien a los jugadores. Eligió muy buena gente y eso es muy importante. Acá no hay peleas de ego, no hay nada raro y eso es una de las cosas que ayuda a que las cosas vayan derecho.


-Hablás de problemas de ego, ¿en Boca sí había?
-No sé, no me acuerdo. He jugado en un montón de clubes pero es la primera vez que tengo un grupo en el que nos llevamos todos bien, no es Boca u otros equipos. Es la primera vez que me toca formar parte de un grupo así. Somos un montón de distintas edades, es difícil llevarse de la mejor manera como le pasa a cualquier persona en su trabajo. Somos 25 o 30 y es difícil que todos pensemos de la misma manera. No es que pensamos todos de la misma manera, pero sí que dejamos de lado un montón de cosas y terminamos juntándonos mucho y compartiendo. Boca ya está. Le saco lo positivo a todo eso y voy a decir que es una cosa buena que me terminó pasando para hoy tener un excelente presente. Soy un agradecido de estar en el club que estoy, agradecido de haber salido campeón con Independiente, de club que tiene más títulos en Argentina a nivel internacional.

Numeros Emmanuel Gigliotti
Después del penal que no pudo convertirle a River, el ex-All Boys, San Lorenzo y Colón, entre otros, jugó dos partidos más en Boca y pasó de ser titular en uno de los equipos más importantes de Argentina a jugar en Chongqing Lifan, de China.


-Pareció un exilio, ¿fue así?.
-No. Me fui porque no iba a jugar en Boca. Quedaban seis meses, de entrada yo me fui por seis meses o menos con opción de compra, y siempre pensé y sigo compartiendo que lo más importante es tener continuidad sea en el club que sea y quedándome en Boca no lo iba a tener. Decidí irme a fuera porque era lo único que había en ese momento, porque era marzo y en el mercado estaba todo cerrado.


-¿La pasaste mal en China?
-No es que no la pasé bien, hubo un montón de cosas que me gustaron, pero el último tiempo al final del segundo año empecé a extrañar. Mi viejo había tenido un problema de salud y extrañaba compartir tiempo con él. Acá voy a tomar mates con amigos, voy a ver a mis hermanos. En China estaba en un país con un idioma totalmente distinto y era complejo para hacer amigos. Más que nada es la soledad.


-¿Cómo es vivir en China? ¿Lo más raro que te pasó?
-Comer tortuga, ja. Todo es raro allá porque es una costumbre distinta. A lo que es tecnología todo está súper avanzado, tenés de todo. El tema es que yo estaba en una ciudad del interior donde había poca gente que hablaba inglés y se hace difícil el día a día. Eso es lo más grave más allá de extrañar. Y extrañar el fútbol, el sentirte profesional, el sentir que tenés que estar bien, 10 puntos para rendir y la calidad de los entrenamientos. Cosas de fútbol allá no es tan profesional, o siguen un régimen no le da bola. Llegado un tiempo no me sentía prácticamente un jugador de fútbol. Acá termina un partido y ya estás pensando en el que viene te lo hace sentir la gente, el club lo sabés vos. Allá recién llegaba el sábado y me daba cuenta que tenía un partido. Nosotros no jugamos al fútbol hasta el día que dejamos de existir, tenemos una fecha de vencimiento, un estimado de cuándo puede ser. Y yo sentía que hacía dos años que no estaba jugando al fútbol y la que dicen que es la mejor etapa de un jugador de fútbol yo la estaba obviando.


-Y pasaste de eso a volver a jugar en un grande, otra vez la exposición...
-Generalmente el jugador que se va de un club grande tiene ganas de volver a un club grande. Te acostumbrás a la exposición y futbolísticamente son clubes con pretensiones a estar arriba. Una de las cosas por las que quería volver, más allá de mi vida fuera del fútbol, era por los objetivos que uno se puede trazar a nivel profesional. Yo no venía por ninguna revancha pero sí por cosas personales y profesionales, porque tenía muchas ganas de que las cosas se pudieran resultar en un club grande. Además Independiente me ofreció una idea, un proyecto a largo tiempo (firmó por 3 años y medio) y sumado a eso los objetivos de un club grande para pelear un campeonato, que era una de las cosas por las cuales yo quería volver.

En sus ratos libres Gigliotti lee y, entre tanta lectura, se animó a escribir un cuento. "Cantaba Gardel", su relato en Pelota de Papel 2 -un libro de cuentos escritos por futbolistas-, detalla un poco sus últimos años en el fútbol, su paso por Asia y su vuelta a Argentina. Allí revela lo que vivió (y vive) como futbolista pero no sólo dentro de la cancha, si no también afuera, donde los jugadores "sienten, sufren y la pasan mal como cualquiera".

-¿Tuviste que explicar eso muchas veces?
-Muchos creen que no podés errar una jugada porque estás todo el día entrenando o tenés buen salario pero muchas veces estamos arrastrando otros problemas que uno inevitablemente lo vuelca en la cancha. La mayoría de la gente se cree que el jugador de fútbol es el ídolo, el famoso, el que tiene la posibilidad de ganar buen dinero y está haciendo lo que le gusta y nada más, como si fuéramos robots. Sinceramente no todo el tiempo la pasamos bien, como una persona normal. A veces tenés quilombos que trasladás. No es fácil estar en un país con una cultura distinta, te tenés que adaptar a las comidas, sentís la soledad muchas veces, extrañás. No sólo en China si no a lo largo de nuestra carrera. Tenías el cumpleaños de un amigo o tus amigos se iban de joda al boliche y vos en tu casa porque jugabas. Los chicos que vienen del Interior están lejos, capaz en un año no estuvieron en el cumpleaños de nadie, un montón de cosas. Creés que la tenés que bancar pero a veces lo más importante son otras cosas. 


-Pero cuando eras chico seguramente deseabas esos autos, esa ropa...
-No. Cuando era chico no pensaba en jugar al fútbol para tener la casa, el auto o la ropa. Hoy tampoco le doy trascendencia soy medio especial en ese sentido me siento bastante distinto a la media del jugador del fútbol.

Lo que sí comparte con el resto de los futbolistas de todo el mundo es su deseo de ganar la Copa Libertadores. Para lograrlo, Independiente tiene que lograr clasificarse primero a octavos de final, y no la tiene nada fácil: tiene que ir a Colombia a vencer a Millonarios. "Creo que va a ser el partido definitorio del grupo", anuncia.

-Parece que tienen que llegar con la soga al cuello para mostrar al mejor Independiente.
- No. A mí me parece que Independiente en el último año y medio, con momentos de irregularidad, ha sido bastante superior a la mayoría de los rivales. Por supuesto que no podés jugar siempre de la misma manera. Le pasó a Boca hace poco que no pudo mantener la regularidad que supo tener en otros momentos, pero así y todo le alcanzó. Pero con respecto a la Copa yo al equipo lo veo bien. 


-¿Les alcanza para ser un candidato a ganar la Libertadores?
-Si nos basamos de lo que fue el año pasado, tenemos un equipo muy parecido, con la misma idea, y terminamos saliendo campeones jugando muy bien. En las copas si uno pasa de grupo, que a veces es la parte más difícil, después son partidos mano a mano y a Independiente en los partidos mano a mano le ha ido bien.

 

Para Icardi, la Selección

Con la experiencia en el puesto, Gigliotti hizo su análisis acerca de quién tiene que ser el delantero que se sume a Messi, Higuaín y Agüero a la delegación de la Selección argentina en el Mundial de Rusia. Y, aunque para muchos las chances de Icardi son mínimas, el Puma resaltó las condiciones del punta de Inter: "Higuaín, a mi entender, junto con Icardi son los únicos nueve que hay en Argentina. El Pipa Alario también, pero no lo seguimos mucho porque no seguimos mucho liga alemana. Si vamos a lo que han hecho en la temporada, Icardi hace tiempo que viene haciendo goles. Creo que tiene el roce del fútbol europeo".

-¿Y Lautaro Martínez?
-Es un jugador bárbaro con un futuro increíble. Es jovencito, lleva 20 o 30 partidos. Me parece que Icardi tiene mucho más roce y tiene roce europeo.
 

Próximo artículo:
Cuántos minutos jugó Bale en el Real Madrid en la temporada 2017/18
Próximo artículo:
Champions League 2018/19: cuándo empieza, nuevo formato, clasificados y sorteo
Próximo artículo:
Épico Bale y 'Bomba' Cristiano; las portadas europeas tras la victoria del Real Madrid
Próximo artículo:
Sergio Ramos proporcionó un codazo a Karius antes del 1-0
Próximo artículo:
"¿Real Madrid? Salah está feliz en el Liverpool", asegura su agente
Cerrar