thumbnail Hola,

Con la barba larga y sin que sus compañeros se la dejen cortar, el 10 de la Selección argentina está listo para afrontar el papel de salvador. Otra vez.

Lo único que le importa a los miles de hinchas que llenaron el estadio Soldier Field, de Chicago, es él. Lo único que tendrán en mente los que llenen el Century Link, de Seattle, también es él. La secuencia se repetirá hasta que la Selección argentina juegue en la Copa América 2016. 

Contra Panamá, en el segundo partido del Grupo D, hizo de salvador. Entró y le cambió la cara al equipo de Martino. Tres goles en 30 minutos, incluido un golazo de tiro libre. Después del partido, el 10 de la Selección argentina, pero también sobre un detalle de su estética. ¿Por qué se había dejado la barba? Un look inédito en toda su carrera. "Si me la saco, me matan", reconoció.

Como nunca antes, Messi es el Messías.

Relacionados