thumbnail Hola,
El Cholo Simeone festeja. Y la imagen se repite. Lleva 10 victorias seguidas entre Champions y Liga.

Con el Cholo en el escudo

El Cholo Simeone festeja. Y la imagen se repite. Lleva 10 victorias seguidas entre Champions y Liga.

Getty

La columna de Ariel Rodríguez desmenuza al Aleti de Diego Simeone, que se metió en la discusión entre Barça y Real Madrid. ¿Está listo para ganar la Liga? ¿Es posible?

 Ariel Rodríguez
 Columnista Goal
Seguilo en

En 2008, Diego Simeone dejó su huella en la Revista Don Balón de España: “El Barça y el Madrid se potencian año tras año, pero el Atlético tiene que estar a la expectativa. Tener un proyecto, ir mejorando el equipo y potenciarlo para cuando se presente la chance. Debe estar al acecho”. Ya tenía la fórmula.

Cinco años después, el club vive uno de los mejores momentos de su historia con el Cholo en el banco. Ni siquiera transcurrieron dos desde su llegada, en diciembre de 2011, pero ya ganó tres títulos (Europa League, Supercopa Europea y Copa del Rey), aparece firme en la Champions League y, lo más sorprendente, se mantiene al ritmo del Barça y del Real Madrid en la Liga.

Seis derrotas en 10 partidos llevaba el Atlético a mitad de temporada de 2011-2012. Andaba 10° en la tabla pero más cerca del descenso que de los líderes. El cambio fue automático: llegó Simeone y en los primeros seis meses ganó 19 partidos, empató 7 y perdió sólo 5. “El club estaba bordeando la cloaca deportiva y el Cholo, en tiempo récord, resucitó al muerto”, escribió el periodista Antonio Ruiz en el libro “Sangre, sudor y Aleti”. Desde diciembre de 2011 hasta aquí, ganó 64 y sólo cayó en 17 de 99 partidos. Y esos números se van superando si retrocedemos a corto plazo porque en esta temporada todavía no se fue derrotado. De 12 encuentros, ganó 10 y empató los dos que jugó contra el Barça.

Torneo aburrido, de dos equipos. El Aleti del Cholo tenía algo para decir. La Liga española ya tiene a un tercero en la lucha por el título. Y las distancias en choques directos entre los dos poderosos y el rojiblanco ya no son tales. Al Real Madrid le tomó el pulso. Dos victorias consecutivas en el Santiago Bernabéu, hecho que no tenía antecedentes en los últimos 92 años. Al Barcelona todavía no pudo vencerlo pero lo llevó a hacer horas extras pensando en cómo superar a un equipo que no le deja espacios libres. Dos empates en la Supercopa y el Barça sólo ganó por el gol de Neymar de visitante. Tal es el espíritu del Cholo y de su equipo, que seguramente no alcanzará con haberle recortado diferencias a Messi y compañía. No sirve que de la primera goleada recibida, se pasó a perder dos partidos 2 a 1 y, luego, a empatar dos veces. Seguramente queda como una cuenta pendiente.

¿Está listo para ganar la Liga? ¿Es posible? El equipo no deja dudas: ocho triunfos en la misma cantidad de partidos, pero en temporada larga parece difícil que pueda mantener el ritmo de Culés y Merengues. El desgaste suele ser decisivo en los últimos meses y no se puede competir cuando uno de los rivales tiene en cancha a Messi y Neymar, y en el banco a Cesc o Pedro. Calidad y cantidad. El Aleti equipara con un equipo en gran forma, pero puede pasar que algunos nombres ya no respondan con las piernas cansadas. A favor, lo que más sorprende de los Colchoneros es su constante crecimiento y superación. Parece no tener límites. Cuando creemos que llegó a su techo tiene una carta más para jugar. Crece, juega mejor y se supera. En tal caso, el Calderón debe disfrutar del momento y seguir creyendo en la fórmula del entrenador: “Seguir creciendo, como equipo y como club. Económicamente y en la cancha. En algún momento la combinación crecimiento-estabilidad nos llevará a acercarnos más”.

La Champions League también le da la razón a su teoría. Evoluciona y supera obstáculos cada vez más difíciles: venció al Porto de visitante, como si la experiencia internacional no fuera necesaria. Si se instala en octavos de final, ¿se imaginan lo difícil que será vencerlo en un mano a mano?


LA EVOLUCIÓN DEL ATLÉTICO DESDE LA LLEGADA DE SIMEONE

http://u.goal.com/299400/299488hp2.jpg
LIGA
PARTIDOS PUNTOS VICTORIAS EMPATES
DERROTAS
POSICIÓN
2013-2014 8 24 8 0 0 1
2012-2013 38 76 23 7 8 3
2011-2012 22 37 10 7 5 5
 TOTAL EN LIGA 68 137 41 14 11  

Es un equipo bravísimo. Compacto, duro, tácticamente perfecto, con mucha concentración y carácter y de gran estado físico. La definición del Aleti de Simeone parece la del mismísimo Cholo cuando era futbolista. Las estrellas pasan a ser una parte más del total o se forman por el esfuerzo que realiza ese grupo. Hay que ver a Villa, nomás, trabajando más en presionar al rival y en ocupar espacios para mostrar sus artes de pasador, que en lo que mejor sabe hacer: convertir goles.

“Agresivo, fuerte y contragolpeador”, era lo que quería Simeone del Atlético de Madrid. Y así fue. Una fiera agazapada esperando el momento justo para atacar a su presa. “Defensivo” dijo Ancelotti antes de jugar el último derby, pero resulta que sus jugadores pudieron acercarse poco al arco de Courtois, mientras Diego López tuvo que trabajar para que la victoria del Aleti no fuera más amplia. La medida de su juego es la zona de presión. Como si le dijera al rival: hasta acá llegarás. Allí se para, reordena a todo su bloque y consume al contrario cuando éste quiere pasar. Generalmente, contra los poderosos, espera en su campo. Frente a rivales complicados, en mitad de la cancha. Y ante los accesibles los asfixia en su campo, cerca del arco rival.

También es una gran virtud el atacar con velocidad. Siempre encuentra espacios, aún frente a un rival defensivo, para crear jugadas de gol en pocos movimientos. Jugadas cortas, rápidas, pero muy intensas y elaboradas. Aunque son dos las facetas que lo hacen poderoso: el orden defensivo y la pelota parada en ataque. Defendiendo es una roca. Difícil encontrarlo desconcentrado o cometiendo errores que le cuesten goles en contra. A balón parado, Simeone encontró en Koke al Pantic de este Aleti. Si el serbio sabía a partir de una seña dónde tenía que tirar la pelota para herir, Koke consiguió lo mismo. Y los goles que festejaba Simeone como jugador en la temporada del doblete del 96, hoy los celebra desde el banco. Arma clave, porque cabeceadores sobran.

La marcha de Falcao era un problema mayor pero... para el Cholo “siempre hay una carta más”. Diego Costa, después de cambiar de equipos sin suerte, se transformó en el futbolista de moda en España. Delantero con picardía y coraje para ser el primer defensor y con guapeza y fútbol para batallar con los rivales y sacar goles de esos duelos. Goleador como nadie, hoy, los mismísimos Messi y Cristiano Ronaldo tienen que mirarlo desde abajo en la tabla de máximos anotadores. Costa pelea, ensucia, recupera balones y, a la vez, juega, asiste y llega al gol. Todo un símbolo de este bravo Aleti.

En la Copa Confederaciones, me di el lujo de hablar sobre este fantástico equipo con un hombre que conoce al Aleti tanto como Simeone. Kiko, un seductor con la pelota en los pies y, ahora, comentarista televisivo, me dijo que el club debería cambiar su escudo. Fundir la cara del Cholo en los colores rojiblancos del Aleti. Todo un mensaje para entender de qué se trata esta historia… El Cholo en el escudo.

Artículos relacionados