thumbnail Hola,
Cesare Prandelli le cambió la cara a la Selección de Italia tras el fracaso en Sudáfrica 2010.

La Italia de Prandelli

Cesare Prandelli le cambió la cara a la Selección de Italia tras el fracaso en Sudáfrica 2010.

Cesare Prandelli - Italia

Ariel Rodríguez opina sobre el fenómeno de la Selección Azzurra comandada por Cesare Prandelli, que ya se clasificó al Mundial de Brasil 2014.

 Ariel Rodríguez
 Columnista Goal
Seguilo en

Pasa del 3-4-1-2 al 4-3-3 con una seña simple. No habla, se hace entender con gestos casi imperceptibles. El entrenador enfrentado a su equipo, a 10 metros de Balotelli quien tiene a sus espaldas a Gilardino. En sus prácticas, Prandelli sorprende. Es un director de orquesta que, moviendo sus brazos, maneja a los 11 titulares de Italia, formados en sus puestos y con sus respectivos suplentes como estampillas, por todo el campo como un verdadero bloque. Prandelli los moviliza, los une, y se lo ve disfrutando de lo que hacen.

Un entrenamiento de Italia sirve para interpretar la influencia que tiene el mensaje del entrenador sobre sus dirigidos. Después, sus partidos se ven de otra forma. Claramente un equipo con una idea definida, que sabe lo que hace más allá de lineamientos tácticos o resultados. Aunque los resultados también acompañan…

“El fútbol italiano es esto. Es justo volver a casa”. La sentencia de Buffon tenía sus razones. Italia se despedía de Sudáfrica 2010 con dos empates y una derrota, un 26º puesto que quedará marcado como la peor actuación en una Copa del Mundo. Ahí apareció Cesare Prandelli, julio de 2010, con un pedido que sonó extraño luego del desastre sudafricano: “Quiero jugadores de calidad”. Tan simple pero tan lejano de los resultados que reclamaba toda Italia. O “vamos por el espectáculo, pero antes necesitamos equilibrio”.

Transcurrieron un poco más de tres años desde aquella presentación. Italia pasó de su peor Mundial a subcampeón de la Euro, luego de ganarle a Inglaterra en cuartos y a la poderosa Alemania en semifinales, y a conseguir la clasificación a un Mundial en tiempo récord. Nunca lo había logrado a dos fechas del final de las Eliminatorias. Prandelli, con su fútbol de ataque, le dio buen juego y resultados a la Azzurra.

Pirlo es el líder indiscutido de esa idea, pero encontró en De Rossi a un socio de lujo. Balotelli, el goleador irremplazable. La base de la Juventus como fundamento principal de su solidez defensiva (llegaron a estar ocho futbolistas juntos del campeón italiano). Pero, sobre todo, tiene una idea que crece y se afirma con el tiempo. Italia sabe a qué juega.

CESARE PRANDELLI | Agosto 2010 - Actualidad
Partidos  
Victorias Empates  Derrotas Porcentaje de victorias
 46  23 13 10  50%

“Es un equipo especial que conoce sus propios límites. Ahora, se puede crecer”, dijo Prandelli en medio del festejo por la clasificación a la Copa del Mundo. Ese crecimiento, sobre todo, tiene dos zonas de la cancha en las cuales debe trabajar de cara a Brasil. Pirlo ya no es el mismo. En el final de su carrera, no puede ser el único encargado del fútbol de su equipo. En la Juve, Conte tiene un poderoso mediocampo que lo sostiene y ya se preparó para no depender tanto de él. Pero Italia todavía no está lista y Verratti no surgió como el reemplazo que todos esperan. Tiene un año para hacerlo. Y también hay tiempo para encontrar al compañero de Balotelli en ataque. Pasaron muchos delanteros y ninguno dio la talla. El Shaarawy, Osvaldo, Pazzini, Giovinco, Gilardino... Ninguno. Mientras Prandelli ve crecer a Insigne, él sí parece ser el indicado, encontró la mejor solución con Candreva y Giaccherini como alas por las bandas. Pero no parece ser el futuro de Italia.

La Azzurra ya está en Brasil. Bulgaria, Dinamarca, República Checa, Armenia y Malta poco pudieron hacer ante una de las mejores selecciones del mundo. Ritmo frenético en las Eliminatorias y festejo, récord, a dos fechas del final. “Ahora, a crecer”. El entrenador cree, tiene un año para lograrlo, después dejará su cargo. Tres años exitosos al frente de Italia, tras el cuarto será ciclo cumplido. Y con él se irán Buffon y Pirlo. Pero ya habrá tiempo de hablar de despedidas. Antes tendremos una Copa del Mundo para disfrutarlos. Esperemos que el arquero y el regista de la Juve lleguen a pleno, porque de ellos dependerá el nivel de uno de los equipos más importantes del planeta fútbol. Italia aparece detrás de los grandes candidatos, en un segundo orden, pero con ideas de juego y futbolistas como para pensar que, todavía, tiene una carta guardada. ¿Será en Brasil?

Artículos relacionados