thumbnail Hola,

Tras los acontecimientos en medio de la Copa Confederaciones, la presidente del país habló, pidió calma y aseguró que los estadios no recibieron inversión pública.

Después de una semana agitada, en la que se alteró el orden público de Brasil, la presidente del país, Dilma Rousseff, habló frente a los medios y se refirió a lo sucedido. En el discurso, Rousseff, habló de las inversiones para el Mundial y para la Copa Confederaciones, además de realizar un pedido de paz y respeto hacia los turistas.

Así  mismo, en su mensaje, la presidente dejó claro que en la construcción de los estadios no se invirtió dinero público y que estas grandes obras son producto del financiamiento: “En relación al Mundial, quiero dejar en claro que el dinero que el Gobierno Federal gastó en los estadios es el resultado del financiamiento y que este será debidamente pagado tanto por las empresas, como por las entidades que están haciendo uso de los mismos. Jamás permitiría que esos recursos salieran del presupuesto público federal, perjudicando sectores prioritarios como la salud y la educación”.

Además de esto, la Presidente pidió una buena recepción a los turistas y personas que llegan al país para presenciar el espectáculo futbolístico más grande del mundo, ya que la gente de Brasil siempre fue bien recibida a los lugares a donde llegaba.

“No puedo dejar de mencionar un tema que es muy importante y que tiene que ver con nuestra forma de ser. Brasil es el único país que ha participado en todos los mundiales, ha sido cinco veces campeón mundial y siempre fue bien recibida en todas partes. Por eso creo que es importante que nosotros también recibamos bien a quienes vienen, que les demos respeto, cariño y la alegría, demostrándoles que tratamos bien a nuestros huéspedes. El fútbol es un deporte de símbolos como la paz, la convivencia pacífica entre los pueblos y hay que seguir este ejemplo. Brasil merece organizar un gran Mundial”. Concluyó.

Para terminar su conferencia de prensa, Rousseff aseguró que está escuchando a los manifestantes y es consciente de sus causas, por lo cual está comprometida a continuar con la lucha para lograr el fin de la corrupción en Brasil.

Artículos relacionados