thumbnail Hola,

Los alemanes, con tres títulos en su haber, siempre están en la lucha: de las últimas 11 Copas, en ocho o bien fueron campeones o perdieron contra el que se terminó consagrando.

Comencé a buscar los datos y la estadística para hacer esta nota dos semanas antes del comienzo del Mundial. Con el correr de los días y el apuro ante tanto asunto por resolver previo al viaje, la nota quedó en el cajón -siempre tan abarrotado- de las inconclusas y nada más.

Pero hoy me desperté sin saber bien si el artículo lo había escrito, si se había publicado o si no había pasado de un archivo del Bloc de Notas con números e ideas. Tras una rápida búsqueda, descubrí que era la última opción: la terminé encontrando en ese cajón digital, aún abarrotado. El título era -y sigue siendo- "Alemania, el escollo Mundial". Hoy, más de 40 días después de creado el archivo, toma más relevancia que nunca.

"De los últimos 10 Mundiales, en siete Alemania fue el escollo a vencer: cuando no fue campeón, el laureado debió vencer a los alemanes para consagrarse", decía uno de los párrafos que había llegado a escribir. Ahora, claro, la cifra pasó a ser: últimas 11 Copas, ocho veces Alemania en el baile.

Pero los números seguían, y otra vez deben ser cambiados.

Desde 1954, año en que Alemania obtuvo su primera Copa del Mundo, la Mannschaft es uno de los rivales más temibles. A tener en consideración, a partir del torneo disputado en Suiza, sobre 14 Mundiales jugados, en 8 el campeón -si no fue Alemania- debió derrotar a los alemanes en su camino al título.

Recapitulamos: sobre 15 Mundiales, nueve veces Alemania o fue campeón o debió ser batido por el ganador de la final.

En aquel México 1986, ése que todos queremos repetir en Brasil, Burruchaga nos salvó con su corrida a cinco minutos del final, apenas después de que Alemania nos empatara el partido, y nos dio la Copa, además del primer y único triunfo frente a los alemanes en la historia de los Mundiales.

Cuatro años después, en Italia 90, ése que nadie quiere repetir en Brasil, los alemanes se tomaron revancha: Sensini, Codesal, Brehme, historia conocida. 

Tras un impasse en Estados Unidos 1994 y Francia 1998, los alemanes otra vez llegaron a la final, en Corea-Japón 2002, y Brasil debió contar con un fenomenal Ronaldo para convertirse en pentacampeón.

El campeón de Alemania 2006 fue Italia, pero para consagrarse también tuvo que dejar en el camino a los dueños de casa, en semifinales. Y lo mismo ocurrió en 2010: España, finalmente coronado por primera vez en su historia, sacó de la Copa al equipo de Joachim Löw en el sexto partido.

Otra vez Alemania lo hizo, y en Brasil intentará quedarse con la Copa que no levanta desde 1990, justo contra Argentina. Del otro lado, los de Sabella intentarán lo que no conseguimos desde 1986, también contra los alemanes. Ahora sí, la nota salió del cajón de las inconclusas con más fuerza que nunca. La esperanza es que Argentina también pueda salir del cajón en el que está desde hace 28 años.