thumbnail Hola,

El Jefecito está siendo la gran figura de Argentina en el Mundial, pero no se conforma con lo conseguido y quiere ir por la gloria.

Argentina concidió en algo luego del partido histórico contra Holanda: lo de Javier Mascherano fue conmovedor. El Jefecito está siendo la gran figura de la Selección en la Copa del Mundo y la gente se los reconoce en las calles, en los bares, a través de las redes sociales. Sus compañeros, sus técnicos, sus colegas, todos destacan la tarea del mediocampista de Alejandro Sabella y, fiel a su estilo, Masche prometió dejar todo en el Maracaná ante Alemania.

"Estamos ahí y lo vamos a intentar con el alma, el corazón y la cabeza", dijo Masche en declaraciones a DyN, quien además remarcó que la empresa no será sencilla: "Ahora vamos por el último escalón e intentaremos estar a la altura de la circunstancia, y después el destino sabrá dónde ponernos".

Haber roto el maleficio de los cuartos de final fue muy importante y un desahogo para el ex-River Plate, por ello para enfrentar a los de Joachim Löw, pidió que se disfrute el partido: "Ojalá lo podamos disfrutar y lo podamos jugar con la alegría y la ilusión que esto merece. Esto es lo que deseas toda tu vida y que lo imaginabas muy lejos, casi imposible. La ilusión es muy grande".

La clave de la Selección que formó Alejandro Sabella fue el grupo de jugadores a quienes eligió, a pesar de las muchas críticas que recibió en la previa al Mundial, y Mascherano así lo remarcó: "Si algo tuvo este grupo es que siempre dimos la cara y pusimos el hombro. No pienso en revancha, ni críticas”.

Para cerrar, el subcapitán argentino, casi emocionado hasta las lágrimas, dijo: "En estos momentos se me cruza todo por la cabeza. Soy una persona que se emociona fácilmente y esto es parte nuestra y mía personal, pero también de los que luchan al lado nuestro. La familia, los amigos, los que aguantan en las buenas y en las malas".

Artículos relacionados