thumbnail Hola,

Los brasileños alentaron a los suizos y cargaron a los argentinos desde antes del partido hasta la salida del estadio; por suerte, Di María desató el "Brasil decime qué se siente".

La llegada al estadio fue un anticipo de lo que iba a ocurrir durante los 120 minutos infartantes en el Arena Corinthians. Los hinchas brasileños, a los que en las calles no es difícil encontrar con camisetas de Messi, animaban el camino desde el Metro de Itaquera con canciones contra los argentinos, y más de uno entonaba con la cara pintada con los colores suizos.

"Mil goles, mil goles, sólo Pelé, Maradona cheirador (tomador de droga)", cantaban los paulistanos, algunos con camisetas de Suiza, otros con la verde amarela, y otros con las de sus clubes como Corinthians, Santos o Palmeiras. La respuesta de los argentinos, en un comienzo tímida, fue la esperada: "Brasil decime qué se siente...".

Pero los cánticos no terminaron en la puerta del estadio, sino que se intensificaron en la cancha con el sudamericanísimo "olé olé olé, Suiza, Suiza", con una tonada que nada tenía que ver con la del país de los cantones. La cosa llegó tan lejos que repercutió en las redes en Twitter, el hashtag #YoViABrasilAlentarPorSuiza llegó a ser una tendencia (trending topic).

Y los legítimos hinchas suizos, los que podían comprobarlo con su pasaporte, aunque eran pocos ante la multitud de argentinos y brasileños, entonaban su clásico "Hopp Schwiiz" (Vamos Suiza). Pero apenas podía escucharse ante el clamor del Arena Corinthians.

"Se você é argentino, então diga como é, ter apenas duas copas, uma a menos que o Pelé" (Si sos argentino, entonces decí cómo es tener dos Copas, una menos que Pelé), era el otro hit, que sigue pero más subido de tono.

Y lo de siempre: ante el sufrimiento argentino, que veía cómo Messi y compañía no podía quebrar la defensa suiza, el agrande brasileño: "Pentacampeão, pentacampeão", enardecían los locales.

Hasta que apareció la bravía de Palacio, la guapeza de Messi y el zurdazo de Di María. Locura argentina en Itaquera, decepción brasileña (sí, y suiza también). Ronaldo, que saludaba desde la cabina donde comenta para la TV local, recibía como respuesta todo tipo de insultos argentos, incluyendo la sujeción de partes íntimas.

Alguna apurada entre plateístas, el "brasilero que amargado se te ve, Maradona es más grande que Pelé" y otra vez el hit del Mundial, que ya es un clásico, hasta en la estación de subte una vez terminado el partido: "Que el Diego los gambeteó, el Cani los vacunó, estás llorando desde Italia hasta hoy".

 

Artículos relacionados