thumbnail Hola,
Los rivales que no son favoritos complican tanto o más que los candidatos

Para ganar el Mundial hay que sufrir

Los rivales que no son favoritos complican tanto o más que los candidatos

Getty

Los octavos de final del Mundial dejaron bien claro que los supuestos candidatos no ganan con la camiseta ni los nombres. Tocar la copa es una misión casi imposible.

A Brasil no le sirvió el aliento de los locales, Holanda tuvo que exprimir a su equipo al máximo para poder dárselo vuelta a México sobre la hora, Francia transpiró más de lo que esperaba ante Nigeria y el cuco Alemania recién respiró en el tiempo extra contra la sorprendente Argelia.

El único equipo que salió ileso de estos octavos fue Colombia, para quien una Uruguay debilitada por la ausencia de Suárez no era medida. Lo que el fútbol te da por un lado, te lo quita por el otro, y ahora el equipo de Pekerman se verá las caras con el local, en un partido que promete ser inolvidable.

No es para nada fácil ser el favorito en un instancia decisiva como ésta. La casualidad le dio origen a cruces en los que Chile, Argelia, Suiza, México y Nigeria no tenían nada que perder y por eso todos, menos Holanda, precisaron más de 90 minutos para pasar de ronda.

Argentina viene sufriendo desde que debutó ante Bosnia, aunque el duelo ante Suiza fue el mas duro de todos. Con poco más que el orden ofensivo, los europeos complicaron a la Selección de Sabella, que todavía no está dotada con el don de la paciencia para hacer circular la pelota hasta que aparezca el hueco.

En cuartos de final, algunos tienen la suerte de chocarse con un rival del mismo escalafón, y ahí no habrá un favorito ni uno que tenga que demostrar. Argentina no corre con esa fortuna y el sábado en Brasilia le cederán el protagonismo una vez más, a la espera de un mínimo error que le de margen al rival para asestar un golpe mortal.

Relacionados