thumbnail Hola,

El capitán de la Selección brasileña aseguró que la única manera de frenar a Messi en el mano a mano es "con un arma". De todos modos, sueña con una final contra Argentina.

Intentaron frenarlo hombre a hombre. No funcionó. Probaron con presión asfixiante. Salió airoso. Buscaron encerrarlo en una marca escalonada. Los pasó peldaño a peldaño. Muchos quisieron rendirse, resignarse a que, sin importar lo que haicieran, quedarían ridiculizados. Pero Thiago Silva, no. Después de sufrirlo tres veces cuando jugaba en Milan y una cuarta ya en Paris Saint Germain, el capitán de la Selección brasileña pensó y pensó. Hasta que encontró la manera de frenar a Lionel Messi: "En el mano a mano, sólo se lo puede parar con una pistola".

En una entrevista con la revista brasileña Placar, el defensor consideró que la Pulga es el atacante que más dificultades le trajo a la hora de marcarlo: "Es el delantero que le quita el sueño a cualquiera. Hace grandes movimientos para desmarcarse, circula mientras el resto del equipo trabaja con la pelota. Cuando el juego va para un lado de la cancha, él está solo en el otro. A pesar de las últimas lesiones que sufrió, es un futbolista que va a dar mucho trabajo en el Mundial".

Sin embargo, más allá del temor que le despierta, Thiago Silva no dudó y, a la hora de elegir un rival soñado para la final del 13 de julio en el Maracaná, se quedó en primer término con Argentina: "Es un clásico". Las otras dos opciones del central fueron Alemania, "una revancha de Corea-Japón 2002", y España: "Ellos también están pidiendo revancha después de la Copa de las Confederaciones. Sergio Ramos dijo que sería diferente en el Mundial".

Relacionados