thumbnail Hola,

José Fortunati, alcalde de Porto Alegre, reconoció que el Estadio Beira Río corre riesgo de no poder albergar el Mundial Brasil 2014. Mañana será un día clave para Porto Alegre.

A 79 para el comienzo del Mundial, Brasil sigue sumando problemas. José Fortunati, alcalde de Porto Alegre, aseguró que el Estadio Beira Río corre riesgo de no poder albergar a la máxima cita, debido a los costos que demandan las estructuras exigidas por la FIFA. De hecho, reconoció que la única posibilidad de llevar a cabo las obras necesarias es a través de la votación del proyecto de ley, el cual está estancado en la Asamblea desde hace casi un mes. Dicho proyecto ofrece incentivos fiscales para las empresas que financiarán la culminación de las obras.

Ese es precisamente el principal conflicto. Porque además del gasto de las instalaciones, el club no quiere hacerse cargo de la totalidad de los costos que tienen que ver con los centros de prensa y eventos del estadio, generadores eléctricos y máquinas de rayos X, entre otras cosas, a pesar de que hay contratos que lo obligan a hacerlo. Mañana será un día clave para Porto Alegre, ya que podría someterse a votación el proyecto de ley que mantendría al Estadio Beira Río como una de las sedes del Mundial Brasil 2014.

"Es una situación difícil. Es muy preocupante. El problema está con el costo de las instalaciones temporales (centros de prensa, generadores eléctricos y máquinas de rayos X). Si no se aprueba el proyecto de ley en la Asamblea, no vamos a tener la Copa del Mundo en Porto Alegre. No hay otro plan, es la única posibilidad de culminar las obras restantes", dijo en José Fortunati, alcalde de Porto Alegre, en diálogo con Radio Gaucha en el día de hoy.

Las estructuras temporales tienen que ver con todo lo referente a los medios de comunicación, energía, tecnología de la información y la seguridad, entre otras cosas, necesarias para la organización del torneo. Parte de los gastos, por ejemplo, van dirigidos a los asientos, carpas, tarimas, pasarelas, cercas, iluminación, cables y demás. La mayoría de serán desmantelados después del Mundial Brasil 2014.

En la mayoría de las sedes no se ha presentado este problema, ya que es el Gobierno quien corre con los gastos de las construcciones. Sin embargo, al ser Beira Río un estadio de propiedad privada, la responsabilidad recae sobre Inter de Porto Alegre.
Giovanni Luigi, presidente de dicho club brasileño, ya mostró su preocupación por el riesgo que corre Beira Río de perder la sede del Mundial Brasil 2014.

La Selección argentina jugará el último encuentro de la fase de grupos en el Beira Rio, ¿habrá cambio de planes?

Artículos relacionados