thumbnail Hola,

FIFA eligió Costa do Sauípe, un lugar demasiado apartado de todo, para llevar a cabo el sorteo. Aquí, te contamos cómo es el lugar escogido, en detalle.

ENVIADO ESPECIAL A COSTA DO SAUÍPE

De repente, el ruido de Salvador se transforma en unas montañitas a la izquierda y una playa de arena blanca a la derecha. Hay silencio. Hay un espacio largo entre lo que pasa en una ciudad importante de Brasil y un lugar elegido cuidadosamente para hacer el sorteo del próximo Mundial de fútbol.

En todo ese espacio hay silencio. Y se contagia.

Cuando uno entra al complejo tiene que pasar unas barreras con el auto/combi/micro o lo que lo traiga. Está en el medio de la nada. De repente, se acabó el silencio: se mueven los periodistas, empresarios, dirigentes de fútbol, algún (ex) jugador o técnico que vino por uno u otro motivo y esos voluntarios simpaticones que trabajan junto a policías o bomberos. No hay nadie más. Ni siquiera turistas.

Costa do Sauípe es un punto mínimo en el mapa. Ni se ve. Es lindo, pero ni se ve. Se hizo famoso porque durante años se jugó un torneo de tenis de ATP en una cancha que está a 100 metros de donde se va a realizar el sorteo con tres tribunas que no llegan a tapar a las palmeras más altas.

El lugar no se eligió al azar. Luego de la experiencia de la Copa de las Confederaciones, con manifestaciones por todos lados, la FIFA no quiso dar lugar a que se desviara la atención de lo que ellos quieren comunicar ni por un segundo. Por eso, armó su circo en un lugar bien FIFA. Silencioso, alejado de los pueblos ruidosos, lindo para ver y estar, útil y exclusivo. Muy exclusivo.

El primer objetivo está cumplido. Que no haya técnicos, jugadores, dirigentes ni periodistas que se quejen por esto o por aquello.

El problema para FIFA es que con eso lograron silenciar algunos problemas pero dieron el tiempo para cuestionar otros. Que cómo van a lidiar con el tema de la inseguridad, si tienen pensado mejorar la estructura de trabajo para evitar accidentes, si van a llegar a tiempo con las obras, que por qué eligieron el ránking para poner a los cabeza de serie y si el cambio de copones fue la mejor idea.

En fin, nada que no puedan resolver con una sonrisa y una frase que se mantiene por los años de los años: “Todo va a salir bien”.

Artículos relacionados