thumbnail Hola,

Un grupo de hinchas realizó una movida para festejar, después de 63 años, el gol que silenció al Maracaná en 1950 con su autor presente en el estadio.

El Estadio Centenario vivió este miércoles un momento más que especial, cuando las casi sesenta mil almas que colmaron el Estadio Centenario desde tempranas horas gritaron a viva voz uno de los goles más importantes de la historia de la Celeste, y del fútbol mundial… El Gol de Alcides Ghiggia en 1950, exactamente una hora antes del partido revancha por el Repechaje América-Asia entre Uruguay y Jordania, que con un empate sin goles selló el pasaje de los charrúas al Mundial de Brasil 2014 tras el 5-0 conseguido en Ammán.

La iniciativa fue de un grupo de hinchas que realizaron, entre otras cosas, una página en Facebook llamada precisamente “El Gol de Ghiggia”, para difundir el evento con la idea de “regalarle a Ghiggia el grito de gol que nunca se escuchó”, porque el Maracaná quedó en silencio aquel 16 de julio cuando, con su tanto, Uruguay le dio vuelta el partido a Brasil y le ganó 2-1.

En aquella época la final era un cuadrangular y, empatando, la Verdeamarela era campeona. Sin embargo, ese gol en el minuto 79 cambió la historia, y autorización mediante de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), se revivió una imagen tantas veces vista en el tablero de una de las tribunas cabeceras para que todos los presentes lo griten como no se gritó aquel 16 de julio cuando, además, la gran mayoría de quienes estaban en el Centenario ni siquiera habían nacido.

El reloj señalaba las 19 hora local cuando el ex futbolista que aquel día lució el número siete en su espalda, ingresó en el carrito utilizado por los servicios médicos del Estadio, por uno de los extremos del campo de juego, ante la atenta mirada de la multitud que ya se había instalado para revivir aquel momento.

Tras la ceremonia pertinente, realizada sobre un atril forrado en tela celeste, recordó aquella jugada, antes de que pudiera verse en la pantalla grande: “Cuando arranqué me di cuenta que dejaba atrás a Bigode y el zaguero izquierdo no llegaba al cierre. Apareció Míguez por el medio gritándome: 'Alcides, pasámela, dale', pero vi como Barbosa me dejaba el hueco en el arco y saqué el tiro que entró justo contra el palo”.

El Centenario estaba en silencio, como aquel día estuvo el Maracaná, pero escuchando, 63 años después y en propia voz del autor de tan importante gol, un recuerdo único: “El primero que me abrazó fue Morán”, contó Ghiggia, quien todavía tiene muy presente que Míguez, a pesar de lo que significaba ese 2-1, le seguía repitiendo: “No me oíste, te la estaba pidiendo, ¿por qué no me la pasaste?”, y reconoce, con 86 años: “Si bien lo nominaron el gol del siglo, recién hoy me doy cuenta de ello”.

Ghiggia se quejó toda la vida de que en Uruguay no le daban importancia, de que no le hacían homenajes, y es de destacar que esté recibiendo en vida el cariño de tanta gente que no vivió aquel gol, pero que ha escuchado, al menos una vez en su vida, ese relato.

Este miércoles, luego de la cuenta regresiva en la pantalla gigante de la Tribuna Colombes, se pudo ver a un pueblo entero prestando atención a cada detalle, a niños con lágrimas en los ojos y aguantando la respiración, hasta que una vez más, como hace 63 años, Alcides Edgardo Ghiggia pateaba esa pelota…

Y esta vez, ese gol, no quedó en silencio.

Artículos relacionados