thumbnail Hola,

El triunfo de El Vigía sin jugar, los hinchas que invadieron la cancha en Valera y la suspensión del Carabobo-Estudiantes marcaron una fecha en la que los juveniles dieron la cara.

La crisis política que atraviesa Venezuela no es ninguna novedad. En los últimos días se han registrado diversos sucesos que han generado un clima de inestabilidad en el país sudamericano. En las calles se respira un ambiente muy tenso y los hechos de violencia han llevado poco a poco a ir suspendiendo ciertas actividades habituales en el día a día del venezolano. Los futbolistas profesionales, que no escapan a esta delicada situación, decidieron no jugar la fecha 7 del Torneo Clausura de la Liga Movistar por motivos de seguridad. Sin embargo, la Federación Venezolana de Fútbol no dio marcha atrás.

Varios clubes de Primera y Segunda División solicitaron a la Federación Venezoalana de Fútbol la suspensión de la jornada, pero la junta directiva de la FVF anunció mediante la resolución Nº 003/2014 que en caso de no contar con el número de jugadores convocados, la nómina podrá ser completada con jugadores de las categorías juveniles Sub-18 y Sub-20.Ante la firme postura del máximo organismo del fútbol venezolano, se jugó una jornada muy atípica.
La fecha arrancó con la polémica en El Vigía - Deportivo Táchira (3-0), donde el conjunto local se quedó con los tres puntos ante la imposibilidad de Deportivo Táchira de asistir al "Gato" Hernández. Karim Assafo, directivo del conjunto aurinegro, explicó a través de su cuenta oficial en Twitter que la ausencia del Táchira no se debe a una decisión política, ya que el plantel no pudo viajar desde San Cristóbal por la complicada situación que se vive en la ciudad.

Los Plataneros asistieron a la cancha con cinco profesionales y 12 Sub-20, esperaron media hora a que llegara el Carrusel Aurinegro -lo que obviamente no sucedería- y se dio el pitazo final de un encuentro que nunca empezó. Así, sin jugar, Atlético El Vigía puso fin a su racha de 10 partidos sin ganar. Esto generó una gran polémica en las redes sociales, donde varios futbolistas de Deportivo Táchira aprovecharon para expresar su indignación ante la postura del conjunto local, que se llevó tres puntos sin jugar.

En Valera estuvo a punto de suspenderse el partido entre Trujillanos y Club Deportivo Lara. Los hinchas del conjunto local invadieron la cancha del José Alberto Pérez y trataron de forzar la suspensión del compromiso. Sin embargo, el presidente del club amarillo y marrón llegó a un acuerdo con los aficionados y logró que el partido se llevara a cabo. Ambos disputaron el compromiso con planteles integrados en su totalidad por jugadores Sub-20.
Por otro lado, el partido entre Carabobo y Estudiantes de Mérida sí se suspendió. Los aficionados protestaron en el Misael Delgado y exigieron la no realización del compromiso, debido al "luto" que vive el país en este momento. Después de varios minutos, los árbitros se retiraron a los vestuarios porque "las condiciones de seguridad no estaban dadas". Posteriormente, ambos clubes confirmaron la suspensión del compromiso a través de sus cuentas oficiales en Twitter.

Ante poco más de 7.000 aficionados, se jugó en Puerto Ayacucho el partido entre Tucanes de Amazonas y Deportivo Petare, aunque el conjunto visitante se presentó al Antonio José de Sucre con un equipo juvenil. Por otro lado, Caracas y Deportivo La Guaira se enfrentaron en el Olímpico de la UCV, ambos con jugadores de la Sub-20. Misma situación en el Brígido Iriarte, donde se enfrentaron Atlético Venezuela y Yaracuyanos.

Zulia, por su parte, venció a Aragua por 3-0 en el Pachencho Romero de Maracaibo. Sin embargo, cabe resaltar que los goles del conjunto local fueron marcados por jugadores profesionales. La visita jugó con un plantel repleto de jugadores Sub-20. Por el mismo marcador ganó Llaneros a Mineros de Guayana, ambos jugaron con equipos juveniles, aunque Javier Peraza, arquero del conjunto negriazul, fue el único Sub-18 en el Rafael Calles pinto.

Así se jugó la jornada más extraña que se recuerde en el fútbol venezolano. Salvo Atlético El Vigía-Deportivo Táchira y Carabobo-Estudiantes de Mérida, los cuales no se jugaron por los motivos anteriormente mencionados, el resto de la fecha se disputó con jugadores juveniles. Mientras estas cosas sucedan en el fútbol venezolano, el sueño mundialista será prácticamente imposible para una Vinotinto cuyo punto débil está en su propia casa.

Artículos relacionados