thumbnail Hola,

En una exclusiva con Goal, Andrés Scotti se planta con su Selección en la previa de las últimas dos fechas de las Eliminatorias y avisa: "Entrar al Mundial depende de nosotros".

Andrés Scotti es uruguayo y es polifuncional. Si hubiera que elegir dos palabras que lo pintaran de cuerpo entero, serían esas dos. A una semana de que Uruguay se juegue la clasificación a a la Copa del Mundo de Brasil 2014, el jugador de Nacional se mostró optimista para que la Celeste evite el Repechaje. En una entrevista exclusiva con Goal, analizó el momento de su equipo y del fútbol charrúa, suspendido el último fin de semana por medidas del gremio de los recaudadores.

Actualmente, juega como central, pero tanto Oscar Tabárez en la Selección como Rodolfo Arruabarrena en Nacional saben que lo tienen a disposición sea para la derecha, la izquierda, o incluso como lateral…

O de delantero, da igual…

Parece un chiste pero no lo es. Aunque haya sonreído al decirlo, el hombre pasó por todas las posiciones de la cancha. Con el tiempo fue retrocediendo hasta encontrar que la zaga es su lugar. Pero no sin antes haber probado de volante central... Y hasta de 9.

En México se dio el cambio de mediocampista a defensor, ¿cómo fue?

Si, en Necaxa. Antes, en Huachipato, jugué de cinco, pero ya en México un entrenador me dijo que tenía un par de zagueros que eran medio lentos y precisaba suplirlos. Me puso a mí y ya me quedé jugando atrás.

¿Esa polifuncionalidad se logra solamente con el entrenamiento diario en el equipo, o también realiza alguna preparación en lo personal?

He jugado en casi todos los puestos, de hecho en Tercera jugaba de 9. Creo que todo jugador hoy tiene cierto criterio y donde lo pongas en la cancha, se maneja. Yo además tengo un físico más o menos acorde para jugar en muchas posiciones por un tema de estatura, pero después va en el conocimiento del fútbol, y en los años de estar en el deporte.

UruguayUruguay

Debutó en la Selección en 2006, ante Irlanda del Norte, el mismo día que iniciaba el actual ciclo del Maestro Tabárez. ¿Qué ha hecho el técnico en estos siete años para lograr el éxito?

Lo que ha ganado el Maestro es la seriedad, el respeto, inculcar valores que son importantes, la identidad. Se recuperaron ese tipo de cosas, y hoy por hoy todo jugador uruguayo desea ir a la Selección. Hubo años atrás que un poco el manejo, la seriedad y todo lo que es la planificación de selecciones se había desvirtuado mucho. Por suerte ahora se recuperó y están estos resultados a nivel juveniles y a nivel mayores que creo que, con tres millones de habitantes y un fútbol que carece de organización, han sido milagrosos.

Fue titular y capitán en un partido muy especial para José María Giménez, quien debutó con 18 años. ¿Cómo fue ese momento?

Fue una experiencia muy linda porque era un partido decisivo para nosotros y fue precioso. Lo de Josema es muy bueno, por algo el ojeador del Atlético de Madrid vino y lo compraron antes del Mundial y por algo lo citó el Maestro. Condiciones tenía y yo como más grande lo que tenía que darle era la tranquilidad para que él se desenvolviera y demostrara sus condiciones. Lo hizo, y bárbaro, por suerte salió todo bien y pudimos conseguir un triunfo que disfrutamos todos.

A Uruguay se le vienen Ecuador, de visitante, y Argentina, como local, en los últimos dos juegos de las Eliminatorias. ¿Qué espera de esos partidos?

Van a ser dificilísimos como el resto de las Eliminatorias. La fecha anterior nos permitió seguir ilusionados con la pelea de un cuarto lugar, pero es muy difícil porque son rivales durísimos. Yo soy optimista siempre. Hay que ir a pelear el cuarto lugar y si no, aferrarse a ese quinto, pero siempre ilusionados porque sigue dependiendo de nosotros.

Lionel Messi está descartado en Argentina. ¿Les cambia en algo la mentalidad?

No, porque el que va a entrar va a querer ganarse un lugar en la Selección y va a dejarlo todo para que le vaya bien, así que no cambia nada.

NacionalNacional

La tabla del Torneo Apertura está muy apretada en sus más altas posiciones. Los Tricolores están segundos, junto con River Plate, a un punto del líder Danubio. Juegan el próximo fin de semana ante El Tanque Sisley que suma uno menos, y para ese partido volverá a estar en la zaga Andrés Scotti, quien desde su retorno en 2012 y al igual que en la etapa anterior, se transformó en uno de los titulares indiscutidos del equipo, no solamente por su trayectoria, sino porque impone presencia física y mental, porque tiene una constancia en el trabajo diario que demuestra al llegar, puntualmente, a las 8:30 de la mañana a la concentración, para atender amablemente a los medios allí presentes, e iniciar los entrenamientos, que con sus compañeros, comienzan una hora y media más tarde. 

El último fue un fin de semana atípico. Si bien la medida gremial no tenía nada que ver con los jugadores, se cortó el fútbol a muy pocas horas de comenzar la fecha. ¿Cómo lo vivió?

En familia, más tranquilo que de costumbre. Yo siempre les digo a mis amigos que los días más ocupados para mí son los fines de semana, y esta vez por diferentes circunstancias no fue así, así que más tranquilo en ese aspecto.

Se les viene El Tanque Sisley, que no es el mismo de hace algunos años, no se van a cerrar atrás, ¿cómo piensa llegarle Nacional?

Creo que El Tanque viene haciendo bien las cosas y siempre nos complica. Esperamos un partido duro. Hoy por hoy yo respeto a cualquier equipo de Primera como si fuera el mejor, así que vamos a tener que enfrentarlos con la mayor intensidad y seriedad posible para tratar de hacer lo nuestro.

Se está dando algo atípico, que es que equipos llamados “chicos”, están casi a la par de Nacional, de Peñarol, de Defensor y Danubio. ¿Cómo explica esas oportunidades que están teniendo estos equipos?

En el futbol a nivel mundial hay mucha paridad. Hoy se entrena todo, se sabe todo. La información y la tecnología hacen que todos los equipos se preparen. Obviamente algunos tienen más comodidades que otros, pero la preparación es básicamente la misma. Está todo tan parejito que pequeños detalles te hacen la diferencia, y el equipo que crea que tiene algo conseguido por tener más comodidades, está equivocado. Hoy hay que trabajar con responsabilidad, con mucha seriedad, con intensidad y respetar a todos, porque cualquier equipo te puede ganar y no solo a nivel local, sino también afuera: la historia o los nombres no te garantizan nada hoy en dia.

Después del partido de Uruguay, fue suplente ante Danubio. ¿Decisión técnica o llegó golpeado?

El entrenador me dijo que me quería cuidar porque venía de un desgaste importante y prefería que jugara un compañero que venía entrenando toda la semana y que no se había desgastado, así que fue una decisión del Vasco (Arruabarrena) de cuidarme un poco.

Diestro, con excelente juego aéreo, potente remate, una gran resistencia física que no posee casi ningún otro jugador del medio local a la misma edad, y capaz de resistir mentalmente a cualquier situación extrema, es increíble que las grandes ligas de Europa nunca hubieran encontrado la fórmula para disfrutar del talento y el exquisito fútbol que a los 37 años, sigue mostrando tanto en Nacional, donde cumple su segunda etapa, como con la de la Selección uruguaya, donde ha ganado 20 de los 34 partidos jugados, incluídas las Copas Américas de 2007 (cuarto puesto) y 2011 (campeón), y el Mundial de Sudáfrica 2010 (cuarto puesto), al que la Celeste llegó tras empatar con Costa Rica en el partido de vuelta del repechaje, con un gol convertido por Sebastián Abreu, tras una perfecta asistencia de Andrés Scotti.

Relacionados