thumbnail Hola,

El entrenador uruguayo Gustavo Poyet opinó sobre la situación de su compatriota Luis Suárez y sostuvo que, en su lugar, si cambiara de club optaría por emigrar a otra liga.

El exfutbolista y actual director técnico charrúa Gus Poyet se refirió a la situación actual de Suárez, el goleador de la Celeste que por estas horas recibió una propuesta para pasar al Arsenal: "Sin querer influir para nada y con todo el respeto para Luis y su familia, si fuera yo, o me quedo en en Liverpool o me voy a otro país. El tema del cambio de equipo me parece que viene por una persecución de la prensa y si él pasa al Arsenal o a otro club de la Premier, eso no va a cambiar".

Además, en diálogo con Radio Sport 890, se pronunció acerca del deseo del delantero de participar de la principal competición europea a nivel clubes: "Si es solamente por una cuestión de jugar la Champions League, allá él, pero yo sería más drástico. O Liverpool o afuera de Inglaterra. Yo creo que él lo tiene que tomar más tranquilo y que no sea una decisión a través de las emociones. Que sea una decisión bien tomada para que el futuro le traiga cosas buenas".

En cuanto a los inconvenientes que debió enfrentar Suárez en el torneo recientemente finalizado, quien fuera presidente de la Organización Nacional de Fútbol Infantil les restó importancia en contraposición a lo realizado por el exAjax dentro del campo de juego: "Los números de Luis en Inglaterra fueron espectaculares en la última temporada. Liverpool, con todo respeto, fue mediocre la temporada pasada, pero Luis jugó a un gran nivel".

Por otra parte, Poyet analizó el rendimiento del seleccionado de su país en la Copa Confederaciones disputada en Brasil: "Me gustó mucho lo que vi de Uruguay. Yo me quedo con la imagen del último partido (ante Italia, por el tercer puesto) y me gustó mucho".

En última instancia, intentó aclarar su salida del Brighton, donde fue orientador táctico hasta el fin de la última temporada y terminó dejando el cargo en conflicto como consecuencia de una insólita situación: "Se dice que un jugador no llegó a tiempo al vestuario rival y terminó haciendo sus necesidades fuera del inodoro. No se sabe quién fue, pero eso creó un problema. Lamentablemente yo mandé un e-mail interno en el club diciendo que no se puede jugar con la reputación del club o con mi reputación y alguien no tuvo mejor idea que mostrar ese e-mail a la prensa. Me encontré con una suspensión que nunca había visto antes. Después hubo una negociación entre mis abogados y los del club y pasó lo que todos vieron por TV: yo estaba trabajando como comentarista en Copa Confederaciones y me entero en un estudio de televisión que me echaron".

Artículos relacionados