thumbnail Hola,

El arquero de Nacional, dijo que enseguida de la agresión al policía, se dió cuenta del error, aunque afirmó que fue golpeado por dos efectivos.

El arquero de Nacional, Jorge Bava, habló por primera vez sobre la agresión a un coracero, en el clásico de la Copa Bimbo disputado en enero pasado. En declaraciones a la Sport 890, el futbolista dijo que se sintió provocado por dos efectivos, reconoció su error y desmintió algunas versiones periodísticas que circularon en ese momento.

Estuvo mal. “no es para justificarme, pero fue reacción instantánea y en el momento me di cuenta que estuve mal y me puse a disposición de la justicia”.

No se justifica su reacción. “Cuando hice la carta dije que por más que había sido agredido previamente, eso no justifica mi reacción”.

Fue agredido por dos efectivos. “sufrí una agresión previa, que fueron un escudo y un palo cortito por abajo. No fue artera, pero la policía no puede actuar así en un lugar público porque queda expuesta”.

No agredió al mismo que le pegó.  “Me hizo reaccionar instantáneamente. Me pegó uno por abajo, otro con el escudo y me quedó ese señor de frente y pagó los platos rotos, porque no había sido el que me agredió. En el momento me di cuenta de que le había errado y cuando fui a hablar mis propios compañeros me dijeron que me corriera”.

Qué le molesto.  “Consciente de que el periodismo vive de eso y de que la noticia no fue el 1-0 (de Peñarol), sino eso. Hubo cosas que me molestaron pero ya están. Fue un error y ya pasó. Después se mezclan las cosas, como algunos que mezclaron eso con el clásico anterior, que no tiene nada que ver. Yo dije las cosas en la cara sin faltarle el respeto a nadie y mezclaron todo”.

Desmiente algunas versiones. “Se dijo que me mandaron cambiar de ropa en el juzgado porque besé la camiseta de Nacional adelante del juez, y nada que ver. En ese momento y con el susto que tenía, porque nunca había estado en una comisaría, no iba a hacer eso. El cambio de ropa fue por seguridad, ya que había otros internos que eran de Peñarol y era innecesario generar una controversia adentro”.

Agradecimientos. “De mi familia, amigos, compañeros y la gente de Nacional en todos sus estamentos, desde funcionarios del club hasta dirigentes, cuerpo técnico y sobre todo hinchas”, reconoció que su agresión el coracero “fue un momento inapropiado y de calentura en el que actué por impulso, pero nada tuvo que ver con los 12 años que llevo jugando al fútbol y en los que he cosechado muchas amistades”.

Artículos relacionados