thumbnail Hola,

El entrenador argentino de Deportivo Quito, habló del mal momento económico por el que atraviesa la institución y le exigió respeto a la directiva del conjunto capitalino.

El director técnico de Deportivo Quito, Rubén Darío Insua, habló del mal momento económico por el que atraviesa la institución que actualmente dirige. En conferencia de prensa, el entrenador argentino aseguró que "cumplir económicamente no es una posibilidad, es una obligación". Además, sostuvo que "ahora pasa por un tema de respeto".

Es un tema de respeto. “No ha cambiado en nada, yo estoy preocupado. Creo que hemos superado el margen y ahora pasa por un tema de respeto. El Quito es un club grande, que merece otros comportamientos y salir en los medios de comunicación por cosas positivas; como la construcción del estadio, por mejorar la masa de socios”.

Los hinchas están enojados por las deudas. “El hincha está contento con el equipo, pero enojado por las deudas. Yo hablo con el hincha todos los días en la calle. Los que queremos que al club le vaya bien, debemos tener conductas que vayan encaminados a eso”.

Exige cumplimiento de obligaciones. “Esto no es un tema de paciencia. Si uno evalúa la paciencia de los perjudicados, es una visión equivocada. Esto es cuestión de cumplir las obligaciones, no se debe esperar a que se acabe la paciencia de los jugadores, cuerpo técnico, médicos y jugador. Hay que exigir cumplimiento, cuando uno administra una sociedad civil sin fines de lucro, tiene la obligación de cumplir”.

Desmiente al presidente. “Hay una hinchada que está acompañando, que está respaldando, entonces las conductas tienen que hacerle bien al Deportivo Quito. Yo hace tres días escuché declaraciones del presidente diciendo que se ha pagado más de un millón de dólares en tres meses, y nada a los empleados del club. Ellos escuchan eso y dicen “¿a quién?”.

Es un tema humanitario. “Esto ha dejado de ser un tema económico, pasó a ser un tema humano, social y de respeto a las personas. Si a ustedes no les pagan dos y tres meses seguidos, sus familias van a estar enojadas. Si su hijo quiere una chaqueta y usted no le puede comprar, genera un malestar social, el jugador se va a sentir mal”.

Artículos relacionados