thumbnail Hola,

Luego de la victoria ante Macará, el entrenador argentino de Deportivo Cuenca, dijo que no piensa dar un paso al costado.

El director técnico de Deportivo Cuenca, Guillermo Rivarola, se mostró feliz luego de la victoria de su equipo ante Macará. En conferencia de prensa, el entrenador argentino sostuvo que "éste es el partido del despegue para poner al Cuenca donde se merece”. Además, dijo que los jugadores "me demostraron que tienen mucho corazón”.

El grupo humano.  “Nos quedamos sabiendo qué seres humanos tenemos. Cuando vos tenés un grupo de seres humano como tenemos nosotros es muy difícil que te vaya mal. A lo mejor, necesitábamos esta situación de tocar fondo para darnos cuenta de muchas situaciones. Cuando uno toca fondo, reflexiona muchas cosas y lo más importante es tener la capacidad de levantarse”.

Feliz. “Tengo una alegría inmensa al ver el vestuario cómo está, está feliz. Necesitábamos de esto. Hoy por hoy, le sigo agradeciendo al plantel. Digo que son mis hijos porque los hijos se matan por los padres, y eso hicieron hoy."

¿Piensa renunciar? “No pienso en la renuncia. Ya me dio la oportunidad el plantel, la directiva y creo que hoy me dio la oportunidad la gente también. Una mesa tiene cuatro patas y, si tenés las cuatro patas firmes, es muy difícil que se mueva. Ahora ya tenemos los jugadores, el cuerpo técnico, la directiva y la gente. Éste es el partido del despegue para poner al Cuenca donde se merece”.

Ser más consistentes. “No pienso en la renuncia. Ya me dio la oportunidad el plantel, la directiva y creo que hoy me dio la oportunidad la gente también. Una mesa tiene cuatro patas y, si tenés las cuatro patas firmes, es muy difícil que se mueva. Ahora ya tenemos los jugadores, el cuerpo técnico, la directiva y la gente. Éste es el partido del despegue para poner al Cuenca donde se merece”.

El equipo tiene mucho corazón. “El equipo hoy no puso simplemente corazón, sino también fútbol, pero hoy era un partido de corazón, no táctico, ni físico, sino de corazón y los jugadores me demostraron que tienen mucho corazón”.

Artículos relacionados