thumbnail Hola,

Entre conflictos judiciales que no cesan, estadios de última generación y un intenso olorcito a Mundial, se pone en marcha el torneo más apasionante del continente americano.

A menos de dos meses del inicio del Mundial, comienza la 58ª edición del Brasileirão, uno de los torneos más atractivos del mundo. Luego de la finalización de los campeonatos estaduales y un sinnúmero de conflictos judiciales, el plato fuerte del fútbol brasileño –torneo largo de 20 equipos-, comienza este sábado -va hasta el 7 de diciembre- en muchos de los escenarios que albergarán la Copa del Mundo.

El campeonato brasileño será una verdadera maratón, ya que se disputarán 38 fechas en apenas siete meses, de las cuales nueve deben completarse antes del 1° de junio. Parece una locura, ya que es un país enorme, con viajes extensos. Se compensará con una gran cantidad de partidos entre semana, algo que conseguirá que sea mucho más desgastante. Lógicamente, hubo quejas y protestas de jugadores durante el año pasado, sin embargo, el show debe continuar y habrá fútbol incluso a pocos días del partido inaugural entre Brasil y Croacia, en San Pablo.

1ª fecha

Sábado 19/4

18:30    Fluminense vs. Figuerense
18:30    Internacional vs. Vitória
21:00    Chapecoense vs. Coritiba

Domingo 20/4

16:00    São Paulo vs. Botafogo
16:00    Atlético Paranaense vs. Gremio
16:00    Atlético Mineiro vs. Corinthians         
16:00    Bahía vs. Cruzeiro         
18:30    Flamengo vs. Goiás
18:30    Santos vs. Sport Recife         
18:30    Criciúma vs. Palmeiras


Opinión. Rodrigo Calvoso (Goal Brasil)


Después de muchas discusiones judiciales, finalmente comenzará el Brasileirão 2014 y promete ser uno de los más parejos de los últimos años. En este momento es prácticamente imposible señalar a un favorito, ya que los que terminaron primeros el año pasado -Cruzeiro, último campeón, y Gremio- todavía no mostraron regularidad en esta temporada a pesar de haber pasado a octavos de final en la Copa Libertadores.

Los que no tuvieron un buen 2013, como Flamengo, Corinthians, Internacional y Fluminense, buscan renacer y querrán pelear por los primeros puestos si es que hacen una buena primera rueda. Palmeiras, Sport Recife, Figueirense y Chapecoense, que volvió a la Serie A después de 35 años, consiguieron el ascenso y pueden llegar a pelear por un lugar en las competencias sudamericanas.

Esta paridad entre los equipos hace del Brasileirão uno de los torneos más imprevisibles del fútbol mundial. Ahora sólo resta esperar para ver quién tendrá más fuerza para destacarse en las 38 fechas del certamen.


Conflictos judiciales


El principal conflicto se mantiene desde finales de 2013 y tiene como protagonista a Portuguesa, que no escatima en protestas desde que perdió la categoría en los escritorios. Fluminense ganó la batalla judicial y se mantuvo en Primera. Este mismo viernes, el club que fue condenado a bajar a la B y protagonizó un hecho bochornoso y poco habitual. Además, Isaca pidió el descenso de Figueirense por una mala inclusión, pero el jueves 17 de abril, dos días antes del inicio del torneo, el reclamo fue desestimado.


¿Por qué es tan competitivo?


Desde 2006, 20 equipos se enfrentan a partido y revancha, conformando un torneo largo, como los europeos. El primero resultará campeón y los cuatro últimos –no hay promedios- descienden a Segunda División. Además, los cuatro primeros se clasifican a la Copa Libertadores del año siguiente y del 5° al 12° van a la Copa Sudamericana. Flamengo, Internacional, Cruzeiro, São Paulo y Santos, cinco de los 12 grandes, nunca descendieron.

¿12 grandes? En Brasil no existe el favoritismo de la Liga española o el Calcio italiano. Hay 12 equipos grandes, distribuidos mayoritariamente en el centro del país, más rico y trascendente. Flamengo, Botafogo, Fluminense y Vasco da Gama –en 2014 jugará en la B- son de Río de Janeiro; Corinthians, São Paulo, Palmeiras y Santos son de San Pablo; Inter y Gremio son de Porto Alegre (Río Grande do Sul) y Atlético Mineiro y Cruzeiro son de Belo Horizonte (Minas Gerais).

La paridad del certamen se demuestra en la cantidad de campeonatos que consiguió cada club. Teniendo en cuenta que la Confederación Brasileña de Fútbol considera oficiales los títulos disputados por la Taça Brasil (1959 a 1968), el Torneo Roberto Gomes Pedrosa (1967 a 1970) y la Serie A (1971 a la actualidad), Santos y Palmeiras –durante 2013 estuvo en la B- son los más ganadores, con ocho trofeos cada uno. Le siguen São Paulo (6), Corinthians y Flamengo (5), Vasco da Gama y Fluminense (4), Inter y Cruzeiro (3), Botafogo, Gremio y Bahía –el primero que no es grande- (2) y Atlético Mineiro (1). Guaraní, Atlético Paranaense, Coritiba y Sport Recife también festejaron una vez.
Clásicos

Habiendo tantos clubes importantes y competencias regionales, el Brasileirão se nutre de las rivalidades. Entre enero y los primeros días de abril, se disputaron los famosos Estaduales, que enfrentan a los equipos del mismo estado, valga la redundancia. En el Carioca, Paulista o Mineiro, por citar los más competitivos, pueden hacerse notar los equipos chicos, de categorías inferiores, pero históricamente terminan imponiéndose los grandes por plantel y presupuesto.

Cualquier enfrentamiento entre los 12 grandes tiene su particularidad, aunque son tantos que a veces se pierden dentro de la vorágine de fixture. Los clásicos más emblemáticos son Fla-Flu (Flamengo-Fluminense); el derby Paulista (Corinthians-Palmeiras); El Grenal (Gremio-Internacional), el derby Mineiro (Cruzeiro-Atlético Mineiro); El Atletiba (Atlético Paranaense-Coritiba) y Ba-Vi (Bahía-Vitória).

Además, existen el Interestadual (Corinthians-Flamengo); Clásico de Millones (Flamengo-Vasco); Clásico de la Rivalidad (Botafogo-Flamengo) –las combinaciones entre los equipos cariocas podría ser eterna-; Clásico Majestuoso (Corinthians-São Paulo) y uno bien conocido por los argentinos y uruguayos que veranean en el sur: el Clásico de Florianópolis, entre Figueirense y Avaí.


Crecimiento económico


El fortalecimiento de la economía brasileña de los últimos años se refleja también en el fútbol. La plata de los sponsors y la televisión aumentó muchísimo, aunque también se dispararon los precios de las entradas. Los clubes invierten mucho dinero en marketing y los salarios de los jugadores crecieron tanto que comenzaron a volver grandes estrellas de Europa. Además, como en el caso de Neymar en Santos, las instituciones pudieron retener a sus figuras durante un tiempo más largo que años atrás.

Por otro lado, muchos futbolistas sudamericanos de renombre, como Andrés D’Alessandro, Diego Forlán, el Loco Abreu, el Mago Valdivia y otros europeos, como el holandés Clarence Seedorf, actualmente entrenador de Milan, pasaron por el Brasileirão en los últimos años. Recientemente estuvo cerca de llegar el francés Nicolás Anelka, pero la operación finalmente se cayó.

Estadios

La Copa del Mundo le dejará a Brasil una gran cantidad de estadios modernos y enormes. El costo monetario y político ha sido altísimo, porque no todas las inversiones fueron privadas y hubo y habrá quejas por el dinero público gastado o invertido -depende de cómo se juzgue- en fútbol, pero quizás sea la herencia más importante que dejará la Copa en Brasil. Algunos fueron remodelados y otros construidos desde cero.

En la primera fecha serán utilizados cuatro que luego serán sede del Mundial. Fluminense ante Figueirense jugarán el sábado en el mítico y reformado Maracanã, reinaugurado en 2013 y que también será la casa de Botafogo y Flamengo, aunque deban turnarse. Además, Internacional de Porto Alegre, ganador por cuarto año consecutivo del torneo Gaucho, recibirá a Vitória en el remodelado Beira Rio –se inauguró hace un par de semanas-, donde Argentina enfrentará a Nigeria el 25 de junio.

El domingo, Flamengo se trasladará al Estadio Nacional de Brasilia –colombianos y ecuatorianos lo conocerán por dentro en junio- para jugar como local ante Goiás y Bahía recibirá a Cruzeiro en el Arena Fonte Nova de Salvador, un estadio completamente nuevo que alojará cuatro encuentros mundialistas.

Por otro lado, el Mineirao de Belo Horizonte, que habitualmente es la casa de Cruzeiro, el último campeón, y Atlético Mineiro, cerrará sus puertas hasta el Mundial. Además, Corinthians usará por primera vez el flamante Arena de São Paulo el 17 de mayo ante Figuerense. Por último, Atlético Paranaense también jugará en un estadio nuevo: el Arena da Baixada, en Curitiba, también remodelado.

Figuras

Ronaldinho llevó al Galo a conquistar la última Copa Libertadores y será el encargado de ponerle la magia al torneo. Además, Fred, el centrodelantero que Scolari pondrá en el Mundial, y Luis Fabiano, de São Paulo, aparecen como los goleadores más temibles. Alexandre Pato –exMilan- y Ganso, quien fuera socio de Neymar en Santos, completan el gran plantel del Tricolor paulista, que contará por último año con el legendario arquero Rogerio Ceni. Julio Baptista, de Cruzeiro, y Leandro Damião, de Santos, también aportarán lo suyo.

Los extranjeros

Para la edición actual del torneo se modificó la reglamentación y cada equipo podrá contar con cinco jugadores extranjeros. Gremio, uno de los que más peleo por esa medida, y Botafogo, agotaron el cupo.

Argentinos: Darío Conca (Fluminense), Andrés D'Alessandro (Inter), Jonathan Ferrari y Damián Escudero (Vitória), Raúl Iberbia (Coritiba), Marcelo Cañete (São Paulo), Mario Bolatti y Juan Carlos Ferreyra (Botafogo), Alan Ruiz, Hernán Barcos y Robertino Canavesio (Gremio), Nicolás Otamendi y Jesús Dátolo (At. Mineiro), Maxi y Emanuel Biancucchi –los primos de Lionel Messi- (Bahía), Alejandro Martinuccio (Cruzeiro), Lucas Mugni (Flamengo), Sergio Escudero (Criciuma). El lateral Clemente Rodríguez fue separado del plantel de São Paulo.

Bolivianos: Guillermo Viscarra (Vitória) y Marcelo Moreno (Cruzeiro); colombianos: Edwin Valencia (Fluminense), Dorlan Pabón (São Paulo); chilenos: Charles Aránguiz (Inter), Eugenio Mena (Santos) y Jorge Valdivia (Palmeiras);  ecuatoriano: Frickson Erazo (Flamengo); paraguayos: Luis Cáceres (Vitória), Pablo Zeballos (Botafogo), Cristian Riveros (Gremio), Wilson Pittoni (Bahía), Miguel Samudio (Cruzeiro), Víctor Cáceres (Flamengo), Enrique Meza (Recife)y William Mendieta (Palmeiras); peruanos: Luis Ramírez y Paolo Guerrero (Corinthians); y uruguayos: Álvaro Pereira (São Paulo), Nicolás Lodeiro y Mario Risso (Botafogo), Lucas Olaza y Matías Mirabaje (At. Paranaense), Maxi Rodríguez (Gremio), Robert Flores (Recife), Sebastián Eguren y Mauricio Victorino (Palmeiras). Además, el delantero congoleño Geraldo juega en Coritiba y en Atlético Paranaense está el ex–Arsenal y Atlético de Madrid, el español Fran Mérida.

Artículos relacionados