thumbnail Hola,

En un partido perfecto, para sus intenciones, Cobresal se impuso a Barnechea por 3 a 0. Aprovechando los errores del rival, la escuadra de Del Solar cerró una jornada épica.

Cerca de 2 mil personas se hicieron presentes en el Estadio El Salvador para ver una jornada utópica de Cobresal. Con el escenario en contra, se repuso y superó por 3-0 a Barnechea, asegurando su presencia en la Primera División.

Avalados en la experiencia de sus hombres y un planteamiento pensado en los errores del rival, Cobresal cimentó una jornada de ensueño, goleando al elenco sorpresa de la Primera B, para mantener su lugar en la división de honor. Todo parecía complicado, Barnechea con un buen juego había impuesto términos en el encuentro de ida, cerrando un 3 a 1. Hoy visitaban El Salvador con ventaja y la convicción de trasladar lo realizado en el Santa Laura a la cancha del norte.

Desde un comienzo, la escuadra local trató de imponer su fútbol, basado en el roce, el esfuerzo físico y aprovechar los errores en la marca de los capitalinos. Sin embargo, la ansiedad y los errores al momento de profundizar no le permitían llegar con riesgo. Por su parte, los visitantes llegaban con juego directo, imponían velocidad y amenazaban a Medrán, pero dejando bastantes espacios en una retaguardia que intentaba defender mano a mano. Fue así como en el minuto 37, Gerardo Martínez ingresó al área por izquierda y fusiló a Andrés Parada, abriendo el marcador. Con la ventaja mínima para Cobresal, se irían al descanso.

La segunda parte se tiñó absolutamente de naranjo y blanco. Cobresal aprovechó la ingenuidad de Barnechea que siempre entregó licencias en la marca, dominando los tiempos del encuentro, supo aprovechar el contragolpe y liquidar la serie.  Así fue como apareció la figura de Miguel Ángel Cuellar, quien primero a los 54´, con un disparo de distancia puso el 2 a 0, y a los 64´ eludió al portero visitante para sellar el 3 a 0.

Cobresal aseguró una nueva temporada en Primera, mientras Barnechea desperdició tres instancias para ascender, sin lograr el objetivo.