thumbnail Hola,

Mauro Icardi, joven delantero de Inter citado por Sabella, se enorgullece por haber sido tentado para jugar en la 'Azzurra', pero confiesa: "Siempre quiero estar acá, en mi país".

Mauro Icardi tiene 20 años. Pero desde chiquito que se fue a jugar a Europa. Se formó en España, jugó desde los 15 en La Masía, ahí por donde había pasado Lionel Messi unos años antes y, más por estilo que por decisión propia, se fue a Italia, donde su potencia física y buen juego aéreo eran más ponderados. Luego de varios meses de incertidumbre sobre si jugaría para Italia o para Argentina, se resolvió el enigma con esta convocatoria de Alejandro Sabella y su aceptación. Icardi es argentino, ¿no?

"Yo soy argentino. Lo único que tengo de italiano es el pasaporte. Es un orgullo que (Cesare) Prandelli (DT de Italia) haya dicho que me quería pero yo siempre quiero estar acá, en mi país, con la gente que conozco de siempre", dijo el delantero, que tiene la 9 en la espalda de Inter aunque aún no se ganó el lugar como titular.

En Argentina también parte de atrás. Con Sergio Agüero como un número puesto para el ataque ante Perú -el viernes a las 20, en el Monumental-, Icardi buscará su lugar aunque haya dos jugadores que tienen ventaja porque suelen ser citados por Sabella: Rodrigo Palacio y Ezequiel Lavezzi.

"Si llega la posibilidad de jugar, mejor. Y si no llega, otra vez será, esperaremos hasta que llegue", dijo en TyC Sports, con la misma humildad con la eligió no jugársela sobre sus chances mundialistas. "Sinceramente de eso no hablo porque nunca se sabe lo que puede llegar a pasar. Me dieron la posibilidad por la lesión de Leo (Messi) y espero aprovecharla. Para el Mundial falta mucho".

En Argentina aún es poco conocido. Por eso, él se presenta: "En La Masía aprendí a jugar con la pelota por el piso. Ahí no se juega por arriba. Pero al llegar a Italia aprendí a jugar físicamente, a chocar con las defensas y el juego aéreo. Hice un buen campeonato el año pasado (en Sampdoria) y esta temporada empezamos bien en Inter. Por eso me llamaron".

El joven atacante argentino se confesó admirador del goleador histórico de la Selección, Gabriel Batistuta: "Siempre lo seguí mucho. Tengo que aprender de él". Y no ocultó sus ganas de compartir cancha con el mejor jugador del mundo: "Me gustaria jugar con Messi porque lo conozco, algun dia se va a dar".

Antes de llegar al predio ("Siempre quise venir, es un sueño para mí"), tuvo que chocarse con una confusión en el aeropuerto que quedó sólo en una anécdota. "Un pasajero se equivocó y se llevó mi valija y, cuando me vinieron a buscar los periodistas, tuve que salir corriendo para alcanzarlo que me la devolviera".

Relacionados