thumbnail Hola,

El dúo alemán y sus métodos únicos para evitar lesiones son los protagonistas del último capítulo de esta serie que narra el extraordinario poder de la fe.

La superación del daño y de la fobia al dolor mediante la administración de niveles peligrosos de agonía suena como la locura de la homeopatía llevada a extremos sádicos, pero Horst Hrubesch y Harald Schumacher decidieron hacerlo de todos modos.

Hrubesch, un rocoso central de más de 1,90 metro de altura, conocido como "El Monstruo" y "La bestia cabeceadora", jugó en el Hamburgo, el Standard de Lieja y Borussia Dortmund, entre otros, así como en la Selección alemana, donde disfrutó de 21 capitanías a principios de 1980. Su régimen de entrenamiento -basado en una teoría similar a la de llevar una mochila con peso para hacer carrera- incluido un pesado balón medicinal para sobrealimentar su juego aéreo, y que siempre contenía un elemento de superstición...


Fuera de combate | Battiston, después de una fuerte 'colisión' con Schumacher

Harald ‘Toni’ Schumacher, por su parte -que custodiaba el arco alemán entre 1979 y 1986- también creía en algunos rituales curiosos. Es posiblemente el único hombre en la historia viva que ha alentado activamente a sus compañeros de equipo para que hicieran lo peor y patearán el balón tan fuerte como fuera posible hacia los testículos. Su teoría era que, yaciendo en el suelo, en agonía total, la tolerancia al dolor aumentaría y se librarían de la preocupación y el miedo de ser heridos en los partidos.

Y parecía funcionar; tuvo una larga y distinguida carrera en Colonia, Schalke 04, Fenerbahce, Bayern Munich y Borussia Dortmund, y lo cierto es que no mostró ningún miedo cuando casi retira al defensa Patrick Battiston en la semifinal del Mundial de 1982. Su falta, que dejó al francés en coma dañando sus vértebras y haciéndole perder tres dientes, fue tan notoria que Schumacher fue elegido el hombre más odiado en Francia, superando a Adolf Hitler. Quizás Battiston debería haber pasado más tiempo corriendo fortaleciéndose, al estilo Hrubesch.

Únete a la experiencia acerca de las increíbles historias del poder de la fe en #startbelieving o visita la web de PUMA para obtener más información: http://www.puma.com/footballclub

Relacionados