thumbnail Hola,

Un día como hoy, pero hace 30 años, Andoni Goikoetxea le fracturó la pierna izquierda a Maradona y empezó a sellar su despedida del club catalán. Una historia que tuvo revancha.

El 24 de septiembre es un día especial para la ciudad de Barcelona: no sólo es el aniversario de la inauguración del Camp Nou, sino también la festividad de la Virgen de la Merced, fiesta popular que se celebra desde fines del siglo XIX y que hoy en día se sigue festejando -es feriado en la ciudad- con actos multitudinarios ya que se trata de la Virgen patrona de la Diócesis de Barcelona. Pero ese mismo día, hace 30 años, tomó un nuevo significado en la capital catalana ya que un tal Andoni Goikoetxea, del Athletic de Bilbao, fracturó a la estrella del equipo por entonces, Diego Armando Maradona, en una jugada que será recordada por todos los tiempos.

Maradona llegó a Barcelona en 1982 con la promesa que su nombre ya implicaba por esos años. Había sido el gran fichaje del Blaugrana en la temporada pero una hepatitis diagnosticada en diciembre de su primer semestre en Cataluña lo dejó cuatro meses afuera. Todos creían que lo peor había pasado cuando Pelusa se recuperó, pero no fue así. Lo peor estaba por venir.

Ese 24 de septiembre de 1983 el Barcelona recibía en el Camp Nou al Athletic de Bilbao. Iban 12 minutos de la segunda parte cuando Diego recibió en la mitad de la cancha, y de espaldas, una pelota intrascendente. Pero Goikoetxea, a quien muchos califican como uno de los jugadores más duros que pasaron por el fútbol español, no lo interpretó así y con una zancadilla golpeó de lleno la pierna izquierda del 10.

El diagnóstico señaló en aquel entonces "rotura del maléolo peroneal del tobillo izquierdo con desviación y arrancamiento del ligamento lateral interno con desgarro", según las palabras del entonces jefe de los servicios médicos del Barça, Carles Bestit. Resultado: tres meses y medio afuera para Maradona, y una tristeza que pasó por alto que esa tarde los catalanes golearon 4-0. Esa fue la segunda inactividad más prolongada de Maradona, uno de los pases más caros de la historia del Barcelona.
 
Por el lado del vasco Goikoetxea, durante el partido apenas recibió una tarjeta amarilla, pero luego debió cumplir una sanción de 18 partidos. Una vez de regreso, la hinchada del Athletic le demostró su cariño, como si aquello se hubiese tratado de una proeza. Dos años antes, con otra dura entrada, el jugador vasco había lesionado gravemente al alemán Bernd Schuster, por aquel entonces también en el Barcelona.



Según cuentan las crónicas, aquella noche Maradona fue internado en la Clínica Asepeyo. Allí, Josep Lluís Núñez, presidente del Barça que había gestionado la incorporación de Diego, no pudo contener las lágrimas. Dicen que Claudia Villafañe, esposa de Diego, se desmayó. Diego volvió tres meses y medio después y, al final de temporada, otro partido ante el Athletic fue su epílogo como culé: en la final de la Copa del Rey, al finalizar el partido con derrota por 1-0, Maradona agredió a Miguel Ángel Sola y desencadenó una batalla campal con patadas voladoras y trompadas. Diego fue sancionado por tres meses y eso acabó de sellar su salida con más penas que glorias del Barcelona.

Hoy, el exjugador vasco, de 57 años y que también tuvo un paso insignificante por Atlético de Madrid, es el actual técnico del seleccionado de Guinea Ecuatorial. Goikoetxea no tuvo mucha suerte en la profesión de entrenador ya que dirigió -sin importantes logros- en Salamanca, Compostela, Numancia, Racing de Santander, Rayo Vallecano, Hércules y Ceuta.

A la Virgen de la Merced no la responsabilizó nadie.

Relacionados