thumbnail Hola,

Ariel Ortega tendrá su partido despedida ante más de 60 mil hinchas de River. Francescoli, Alonso y Ramón Díaz serán algunas de las figuras presentes en el Monumental.

Es el último gran ídolo de River. A fuerza de gambetas, goles memorables, quiebres de cintura y campeonatos, Ortega enamoró a los hinchas. Y no sólo a los Millonarios. Porque hasta eso logró el Burrito, que lo admiren incluso los rivales. Su sonrisa pícara y su personalidad por momentos controvertida nunca pasaron desapercibidas. Y lo que hizo dentro de la cancha, mucho menos. Porque su juego es sinónimo de potrero, de barrio, de desfachatez. No había reglas para él, sólo quería una pelota. Eso lo hacía feliz, y así, él lograba hacer feliz a la gente.

Un crack por donde se lo mire que tendrá una tarde soñada. No son muchos los ídolos que tuvieron ese privilegio. El Beto y Francescoli (su socio ideal), quienes estarán presentes en Núñez para acompañarlo. Esta tarde será el turno de Ariel, quien recibirá el cariño de más de 60 mil almas Millonarias que se emocionarán y sentirán la piel más de gallina que de costumbre.

A partir de las 15 empezará el show en el Monumental con varias sorpresas. Entre ellas, una participación especial de Andrés Calamaro, hincha reconocido de River. Y a las 17 empezará el partido homenaje que, a tono con su carrera, encontrará a Ortega rodeado de estrellas: Norberto Alonso, Enzo Francescoli, Hernán Díaz, Roberto Ayala, Juan Pablo Sorin, Juan Sebastián Verón, Javier Saviola, Eduardo Coudet, Leonardo Astrada, Marcelo Gallardo, entre otros. Ramón Díaz y el Tolo Gallego serán los técnicos.

Cuando termine, habrá una entrega de plaquetas y llegará uno de los momentos más esperados: la palabra del Burrito que provocará más de una lágrima en los hinchas. A partir de allí, empezarán los minutos más difíciles. Nadie querrá abandonar el Monumental. La gente sabe que será difícil aceptar que el Burrito no va a seguir desparramando su magia dentro de una cancha. Aunque en el fondo, eso no les preocupa. Porque el Burrito es igual al amor que le sienten por él: eterno.

Artículos relacionados