Para el infarto

Tres hinchas del Galo sufrieron un paro cardíaco en pleno estadio y se suman a varios casos reconocidos en Argentina con Boca, River y Vélez a la cabeza.
El fútbol despierta en la gente emociones extremas que sólo la pasión y el amor pueden generar, pero hay veces que esas emociones se desbocan y pasan para el lado del sufrimiento. Este miércoles por la noche, tres hinchas del Atlético Mineiro sufrieron un infarto durante el partido ante Newell's y se suman a la lista de fanáticos que casi dejan la vida, literalmente, por su equipo.

Inmediatamente después de la clasificación del Galo a la final de la Copa Libertadores, el departamento médico del Estadio Independencia atendió a tres hinchas cuyos corazones se resintieron ante tanta incertidumbre emocional. Por fortuna, las víctimas llegaron con vida al hospital al que fueron trasladadas: tres hombres de 28, 34 y 53 años, uno de ellos en estado grave.

En Argentina es posible rememorar varios casos sucedidos no hace mucho tiempo. El más cercano es el de Oscar Mala, hincha de Vélez de 79 años, quien sufrió un ataque al corazón durante el partido en el que el Fortín le ganó por 2 a 0 a Quilmes.

Pero ese no es el único caso. Allá por el 2011 River vivía un momento único en su historia: peleaba por no entrar en zona de descenso. Ese hecho, devastador para muchos, que terminaría con el equipo en la B Nacional, fue demasiado para el corazón de un seguidor de 68 años que no soportó ver como el Millonario perdía con Lanús por 2 a 1 y quedaba condenado a disputar la promoción ante Belgrano de Córdoba.

En la vereda de en frente, Luciano Vázquez, fan Xeneize, tuvo un paro cardíaco mientras estaba alentando desde la popular. La Bombonera es uno de los pocos estadios cardioseguros, junto al de la Lepra y al del Grana, por lo que los doctores lograron actuar con rapidez y lograron sacarlo de la muerte clínica en la que se encontraba al llegar a la enfermería del club.

Los médicos aseguran que la emoción que se vive durante los encuentros aumenta la posibilidad de que sucedan estos cuadros. Si una persona es hipertensa o coronaria tiene más chances de sufrir un infarto durante un partido. Es imposible pedirle a la gente que viva el deporte sin pasión, pero sí es lógico prevenirles de lo que les puede pasar. De todas maneras, son casos aislados y de gente que acarrea otros problemas de salud.

Una vez más, el público demuestra que es el único que realmente disfruta o sufre del rendimiento y los resultados. Como dijo Enrique Santos Discépolo en la película "El hincha": "Es el alma de los colores. El que da todo sin esperar nada a cambio".