thumbnail Hola,

Ricardo Caruso Lombardi es una persona no grata en Quilmes. Los hinchas construyeron un "homenaje" para fin de año.

Una de las tradiciones de fin de año es, al menos en varios países del mundo, el ritual de la construcción y quema de muñecos. Los hinchas de Quilmes, sumados a esa costumbre, construyeron a su gigante figura: una representación de Ricardo Caruso Lombardi con la camiseta de San Lorenzo y la leyenda "Caruso traidor y vende humo" al pie.

El rencor de los hinchas del Cervecero es de larga data. Caruso asumió como entrenador del conjunto del sur en el Apertura 2011, con el equipo prácticamente descendido. Aún así, el heroíco salvador estuvo a punto de asegurar su continuidad en Primera División con una ráfaga de buenos resultados. Llegó con chances a la última fecha pero Olimpo frustró su deseo. Descendido, se quedó para lograr el retorno a la máxima categoría en un año.

Caruso construyó un equipazo que luchó durante todo el campeonato con River, Rosario Central e Instituto. Tras el triunfo frente a Aldosivi por 4-1, el entrenador partió rumbo a San Lorenzo para salvarlo del descenso. Tomado como una traición, los hinchas Cerveceros jamás se lo perdonaron. Se acordaron de él en cada oportunidad posible, con cantos e insultos. Ahora, para fin de año, ya tienen preparado un muñeco para incendiarlo.

Relacionados