thumbnail Hola,

Cuando todavía era cadete, Leo recibió como obsequio la máscara que usó el capitán del Barcelona la primera vez que se fracturó un pómulo.

Corría el año 2003 cuando en un choque con su compañero de equipo Frank De Boer durante un duelo de Champions League contra el Inter de Milán, Carles Puyol se rompió el pómulo por primera vez. En 2004, por un cabezazo con el levantinista Congo en un partido de Copa, y anoche, por un golpe de Lamah han sido sólo la segunda y tercera vez que el defensa sufre la misma lesión.

A la espera de conocer definitivamente el alcance de su lesión y el tiempo que tendrá que estar de baja, cabe recordar que en las dos ocasiones anteriores volvió a jugar antes de lo previsto, y en ambas con una máscara protectora que nunca llegó a gustarle. "Tenía problemas de visión y me costó adaptarme a ella", dijo el internacional español en su día.

Volviendo a esa primera vez, según cuenta Mundo Deportivo, a finales de 2003 había en el Cadete A del Barça una estrella en ciernes, un tal Leo Messi, que heredó la famosa máscara del capitán azulgrana tras romperse también el pómulo durante un derbi de Liga contra el Espanyol. Los doctores le recomendaron no jugar en 15 días, pero a una semana vista, el Cadete volvía a medirse al eterno rival en la final de la Copa.

Y es que el astro argentino no aceptó perderse el partido y apareció por la cancha con la máscara de Puyol. Apenas jugó con ella unos minutos. Asegura que no veía nada. Así las cosas, La Pulga lanzó la máscara al banquillo y en un abrir y cerrar de ojos ya había marcado dos goles...

Artículos relacionados