thumbnail Hola,

El club portugués afrontará su segunda final al hilo en la Europa League, con el peso de una historia que lo persigue hace ya 52 años.

Creer o reventar. Esta tarde, Benfica enfrentará a Sevilla en el partido decisivo de la UEFA Europa League en el Juventus Stadium y tendrá la oportunidad de sacarse de encima "La maldición de Béla Guttman", que arrastra desde hace 52 años, y que en la temporada pasada se encargó de reaparecer en la final ante Chelsea.

¿Quién fue Guttman en la historia de las Águilas? En primer lugar, el director técnico de origen austro-húngaro que condujo al equipo que tenía a Eusebio, "la pantera de Mozambique", como estrella y figura, a conseguir dos Copa de Campeones de Europa en los años 1961 y 1962. Pero a mediados de ese año, después de obtener el segundo título, fue despedido por haber solicitado un aumento en su sueldo, dejando una frase que sentenciaría la historia y que lleva 52 años de vigencia.
Béla Guttman
"Sin mí, el Benfica no volverá a ganar una copa europea en cien años", sostuvo al marcharse del club de Lisboa. Y más de medio siglo después, aquellas palabras tienen tanta vigencia como el día en que fueron pronunciadas. El reflejo en estos años lo marcan las siete finales que perdió a partir de ese año, cinco en la Copa de Campeones, una más en la Copa de la UEFA y la restante en la Europa League del 2013.

La primera caída fue al año siguiente, en la edición 1962-63, cuando AC Milan lo derrotó por 2 a 1; dos años más tarde, en la edición 1964-65, el verdugo sería Inter, que se impuso por 1 a 0; en la Copa de 1967-68, sería el turno de Manchester United de alzar el trofeo, al ganarle a las Águilas por 4 a 1 en el tiempo suplementario, luego de igualar 1 a 1. Sería el final del ciclo del enorme Eusebio y un tiempo de ostracismo internacional.

Por la Copa de la UEFA 1982-83 volvería a una definición, conducido por Sven-Goran Eriksson. Sin embargo, Anderlecht se consagraría ganando 1 a 0 en Bruselas. De la mano del entrenador sueco volvieron a la final de la hoy Champions League dos veces más, con la misma suerte: en 1987-88 perderían por penales 6 a 5 la final ante PSV Eindhoven, luego de igualar 0-0; y dos años más tarde, en la 1989-90, darían pelea ante el Milan de los holandes pero finalmente serían derrotados por 1 a 0.

La última aparición de este fantasma fue en la temporada pasada: en Amsterdam enfrentaba a Chelsea, que se ponía en ventaja con gol del Niño Torres, pero lograba igualar Tacuara Cardozo. Y cuando todo iba en dirección al tiempo suplementario, el cabezazo de Ivanovic en el minuto 93 los dejó de nuevo con las manos vacías.

Guttman falleció en 1981, dos años antes de la derrota por el certamen que tratará de ganar una vez más. Aquel técnico nacido en Budapest supo llevarlo a lo más alto del mundo futbolístico, pero sus palabras se convirtieron en una mochila muy pesada que, después de 52 años, Benfica buscará sacarse de encima para siempre, en el año del fallecimiento de nada menos que Eusebio, la gran estrella que lo llevó a la cima de Europa.

Relacionados