Los Diablos reclaman el lugar que les corresponde

Los Diablos Rojos del Toluca se impusieron en el global a las Águilas del América para instalarse en la gran final del A12.

Hay formas en que un grande debe caer, y otras en las que un equipo termina por convertirse en un histórico. Toluca está en la gran final del Apertura 2012 tras eliminar a unas Águilas del América que jugaron y que perdieron como el equipo de peso que son.

Escarlatas y azulcremas disputaron quizá, los mejores 90 minutos del torneo. Un partido vibrante y de gran emoción que no decepcionaron a nadie.

La afición de las Águilas puede irse a descansar tranquilo y con la moral arriba a pesar de la eliminación. Los dirigidos por Miguel Herrera pelearon como pocas veces cada pelota arrinconando desde el primer minuto a los Diablos en su guarida.

Mientras el Toluca con un planteamiento conservador, logró salirse con la suya gracias a una defensa que padeció en los primeros 45 minutos los embates de las Águilas, pero que supieron ajustar en el complemento para neutralizar al América.

Los Diablos se meten nuevamente a la gran final del torneo y amenazan seriamente con convertirse en el equipo más ganador en la historia de nuestro país en caso de levantar el campeonato el próximo domingo. Porque si, a menos que exista un impensable y extraordinario cambio de planes, la gran final del Apertura 2012 se disputará exactamente en una semana en el Estadio Nemesio Diez.

En lo que fue el partido, las malas noticias llegaron pronto para América, pero eso lejos de inquietar el accionar del partido, resultó contradictoriamente a favor de las Águilas. Y es que Christian Benítez, desaparecido en la ida, no arrancaría en el once de Miguel Herrera luego de sufrir un desgarre en la parte baja de la espalda tras el partido de ida.

En su lugar, el ‘Piojo’ mandaría de inicio a Christian Bermúdez en sustitución del ‘Chucho’ y a Rubens Sambueza en lugar del ‘Chema’ Cárdenas. Movimientos que le dieron mayor fuerza ofensiva al equipo y que permitieron robarle la pelota a los Diablos.

Con un Miguel Layún irreconocible, el América abriría muy pronto el marcador. El lateral derecho convertido a carril contrario fue un auténtico dolor de cabeza para Marvin Cabrera y compañía. Layún junto a Sambueza se adueñaron de la parcela izquierda del equipo llevando el mayor peligro por esa zona.

Tras el 1-0, América siguió dominando el encuentro. Christian Bermúdez y Daniel Montenegro se encargaban de arrastrar la pelota desde tres cuartos de cancha para que Raúl Jiménez inquietara en el área. Mientras en la contención Juan Carlos Medina recuperaba y se encargaba de surtir de pelotas a los volantes ofensivos del equipo.

Del otro lado, Sinha era el futbolista que más intentaba lograr algo distinto con los Diablos, sin embargo, la capacidad ofensiva del América tenía al Toluca muy metido en su zona.

Así, en una buena combinación por la derecha, Paul Aguilar metió al corazón del área encontrando la cabeza de Daniel Montenegro. El ‘Rolfi’ ponía el 2-0 y levantaba la ilusión de las Águilas que requerían de un solo gol para entrar a la final.

Sin embargo, en el medio tiempo, Enrique Meza corrigió dando entrada a Edy Brambila y Edgar Benítez para tener mayor capacidad ofensiva. Los cambios resultaron pues los Diablos comenzaron a tener más la pelota y acarrearla del otro lado de la cancha.

Tras un contragolpe del Toluca llegó el 1-2 gracias a una extraordinaria definición del ‘Pájaro’ Benítez, gol que no cambiaba nada ya que las Águilas seguían necesitando un solo gol.

El ‘Piojo’ mandó a la cancha a Christian Benítez, pero el ecuatoriano fue una simple caricatura de lo logrado en el torneo. América no tuvo otra jugada clara de gol, al contrario, se salvó en distintas ocasiones de recibir el segundo.

Al final, Toluca terminó cayendo solo 1-2 pero imponiéndose en el global. Ahí, espera a Xolos o León intentando cosechar su onceava estrella. Un grande que reclama con respeto su lugar en la historia.