thumbnail Hola,

A falta de un año para empezar el torneo existe una gran preocupación por la construcción de los estadios y se teme que no lleguen a estar en condiciones a tiempo.


En 12 meses exactamente Brasil dará inicio a la Copa del Mundo 2014 en Sao Paulo. Será un mes que todos recordaran donde los ojos del mundo estarán puestos en lo increíble que es este deporte. Al menos, esa es la esperanza.

Hoy persiste la preocupación que el regreso de la competición a Sudamérica por primera vez en 64 años se vea afectada por los problemas de infraestructura que amenazan al torneo del próximo invierno. Con retrasos en la construcción, el aumento de los costos, discusiones con FIFA y algunos imprevistos que fueron apareciendo, los preparativos para el acontecimiento han sido un constante elemento de conjeturas para el mundo que observa, y con 365 días antes del evento hay incontables problemas para el Comité Organizador Local (LOC).

Estadios en Brasilia y Salvador, que incluso se usarán a partir del próximo fin de semana en la Copa Confederaciones, parecen muy lejos de estar listos para recibir a hinchas de todo el mundo, mientras tanto el trabajo en Cuiaba y Porto Alegre fue abandonado en más de una ocasión por problemas entre las autoridades.
 

 Arena Pantanal in Cuiaba                                                                

La reciente inauguración del famoso estadio Maracaná en Río de Janeiro, que será sede de la final del Mundial en julio del año próximo, dio cuenta de algunas desprolijidades en la organización. El amistoso que disputaron Brasil e Inglaterra estuvo cerca de suspenderse por problemas en la construcción y la falta de un certificado de seguridad, el antecedente de un partido amistoso jugado en abril había actuado como el evento de prueba de apertura del Maracaná pero lo problemas suscitados de aquel encuentro no se abordaron con tiempo para la visita de Inglaterra.

El partido llegó a ser suspendido temporalmente por el Ministerio Público de Brasil ya que no habían sido entregados dichos certificado de seguridad necesarios para organizar un evento en el estadio. La decisión fue revocada al día siguiente por un juez local y el partido se disputó.

Sin embargo, algunos problemas se mantuvieron ya que se notó la presencia de escombros y basura en alrededores de la cancha por trabajos sin terminar siendo una mancha en el paisaje de la Copa del Mundo. En el estadio se vieron materiales mojados, equipamiento hidráulico, cables sueltos cerca del área de prensa, polvo en muchos asientos y problemas en los baños. Aunque las autoridades afirmaron que el estadio estaba en condiciones, está claro que no lo estaba.

Los trabajos continúan pero no con la velocidad que era de esperar. Se tomó la decisión de dejar de vender las entradas a precios muy altos lo cual llevó a que un político local popular dijera que la reapertura de la de sede mundialista fue una oportunidad para “cambiar el perfil del aficionado al futbol en Río”.

También, hubo otros problemas de construcción que preocupan al LOC. El Arena Fonte Nova, en Salvador, donde se disputarán tres partidos de la Copa Confederaciones, tuvo problemas después de fuertes lluvias ya que parte de su techo se derrumbó por el peso del agua acumulada. Esto se suma a los problemas que hubo en los baños, en los asientos y con las entradas, que arruinaron la reapertura del estadio en el clásico entre Vitoria y Bahia.

El Estadio Nacional de Brasilia será la sede del partido inaugural en la Copa Confederaciones entre Brasil y Japon. A pesar de esto, también sufrió algunos retrasos y su costo presupuestado de construcción se disparó lo que lo convierte en el estadio, de los nuevos, más caro de todos en la Copa del Mundial. Teniendo en cuenta que el estado no tiene equipos en las primeras tres categorías del futbol brasileño, se crea un potencial "elefante blanco" de los complejos incluso antes que el acontecimiento mundial llegue a la ciudad.


 Arena Fonte Nova

La política fue también un motivo de retraso. En el Maracaná, los trabajadores se fueron sin cobrar y fueron dejados quejándose de las condiciones de trabajo. La empresa responsable de la planificación y la ejecución de la renovación del estadio es la misma responsable de Engenhao, el Estadio Olímpico en Río, que recientemente fue cerrado debido a problemas estructurales en el techo, de acuerdo con un informe que ponía en duda la integridad de la construcción. Esto se ha convertido en una controversia junto a los crecientes costos de la estética del Maracana.

Los seis estadios de la Copa Mundial que no son utilizados en la Copa Confederaciones tienen tiempo de ser entregados a FIFA hasta diciembre de 2013, sin embargo muchos enfrentan una carrera contra el reloj. El estadio Cuiaba, Arena Pantanal, fue abandonado por dos empresas de contruccion lo que hizo que una tercera tenga que tomar esos trabajos a mayor velocidad de lo planificado, todavía no está claro si todo terminará a tiempo. Fuentes de Goal en la ciudad afirman que las obras de infraestructura que fueron planeadas originalmente se han iniciado, y las que comenzaron están lejos de cumplirse.

El Arena Beira-Rio en Porto Alegre tuvo sus obras paralizadas por 269 dias debido a los malentendidos entre la empresa responsable de la obra y el Internacional, club dueño del estadio. Gremio el rival del Inter terminó su estadio primero lo que generó un debate si el Arena Porto Alegre (nueva cancha de Gremio) debe ser el asignado en lugar del estadio del Inter. La cancha de este último perdió algunos puntos en la pelea por ser sede, luego del derrumbe del alambrado que puso en riesgo a un montón de hinchas.

 El catalogo de los problemas continúan, incluyendo la necesidad de remodelación de bancos de suplentes en los 12 estadios. De aca a un año se espera que Brasil tenga todo listo, hoy parece poco probable. FIFA sigue siendo optimista y cree que lo estadios se entregaran en buenas condiciones antes de fin de año pero los problemas que se ven, incluso en los estadios que se utilizarán para la Copa Confederaciones, inspiran desconfianza.

El país que albergara tres acontecimientos de gran importancia en los próximos años tiene por delante los próximos 12 meses para asegurar una Copa del Mundo segura y exitosa.

Artículos relacionados