thumbnail Hola,

Celebraciones planificadas en Brasilia para conmemorar que faltan 500 días para el comienzo del Mundial fueron reagendadas por la tragedia en Santa María donde murieron 233.

Mientras el resto del mundo se saborea una fecha redonda que pone prácticamente el inicio del Mundial a la vuelta de la esquina, Brasil hace un lado la celebración y la buena vibra que normalmente lo caracteriza por una tragedia que afectó a todo el país.

La muerte de 233 personas en el antro "Kiss" localizado en la ciudad de Santa María han producido días oficiales de remembranza para los muertos, la mayoría de los cuales tenían entre 16 y 20 años de edad, de acuerdo a Globo, una de las cadenas de televisión y medios más importantes del país.

Dicha tragedia ha aplazado la celebración que se tenía prometida para este lunes 28 de enero en Brasilia, capital de la nación sudamericana. Ante los hechos, la presidenta amazónica Dilma Rousseff decretó tres días oficiales de duelo en el país, mientras que la ciudad de Santa María hizo lo propio por un mes entero.

Sin querer buscar una comparación alguna, el lado deportivo del país rumbo al mundial también ha tenido sinsabores. El entrenador Mano Menezes sumó fracasos a nivel sub-23 con la selección Olímpica así como derrotas con la mayor en los amistosos que ha ido llevando en preparación para la competencia.

A meses de la Copa Confederaciones, Brasil decidió hacer cambio de mando y sustituir a Menezes por Luiz Felipe Scolari, quien tendrá su segunda oportunidad al frente de la verdeamarelha, nuevamente llegando de 'bombero' como lo hizo en el 2001. Meses después, Scolari levantaba el trofeo Jules Rimet en Japón al ganar el Mundial.

En esta ocasión, pese a ser locales, el panorama se antoja más difícil, con España buscando repetir su campeonato y cerrar un ciclo impresionante que lo tiene ya como campeón europeo en 2008 y 2012 así como el Mundial del 2010.

Las eliminaciones de Brasil en el Sudamericano Sub-20 y en la final Olímpica fueron fuertes llamadas de atención para un país que se acostumbra a ganarlo todo. Seguramente hoy, cuando el fútbol no está como prioridad en la mente de los brasileños, esto pasa a segundo plano.

El golpe duro y la tragedia nacional de perder a más de 230 jóvenes servirá como motivación extra en lo que se acerquen las competencias oficiales que tendrán, como objetivo, unir a un pueblo dolido.

Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en 

Artículos relacionados