thumbnail Hola,
Adriano: Sé que es mi última oportunidad

Adriano: Sé que es mi última oportunidad

Site do Flamengo

El ariete brasileño regresa al Flamengo por tercera vez y refuerza al equipo hasta final de temporada con un contrato mínimo.

El delantero brasileño Adriano, en su presentación junto a Patricia Amorim, la presidenta del Flamengo, reconoció que esta nueva aventura en el equipo que es su última oportunidad de poder ser alguien en este deporte, después de las numerosas oportunidades que le ha dado cada equipo al que ha pertenecido.

El jugador vuelve al Flamengo a los 30 años, tras dos cirugías que lo tuvieron casi dos años alejado de las canchas, con sólo 16 partidos jugados en las últimas temporadas y con una larga lista de problemas en su carrera por indisciplina. "El Emperador" aún tendrá que someterse a un proceso de recuperación física antes de volver a la cancha.

El mismo Adriano confesó en su presentación que "en estos dos últimos años realmente pensé si paraba o continuaba" pero "los hinchas siempre me pidieron regresar, y tengo que asumir responsabilidades. El Flamengo quiere ayudarme. Todo depende de mí".

El jugador brasileño recalcó ser consciente de la importancia de esta oportunidad, y se muestra decidido a aprovecharla, ya que incluso se marca objetivos tales como realizar su sueño de regresar a la selección brasileña y disputar el Mundial de Brasil en el 2014, ya que, según él "el sueño de cualquier futbolista es disputar un Mundial en su país. Tendré que pasar por algunas etapas y me esforzaré para hacer las cosas con seriedad para poder volver a la selección brasileña". Eso si, es el propio jugador el que manifiesta la dificultad de ese sueño: "Lógico que aún es un sueño, pero si hago todo correctamente para volver a ser el Adriano de antes, creo que tengo condiciones de regresar a la selección", agregó.

El delantero, formado en las categorías inferiores del Flamengo y que brilló en el club antes de su transferencia al fútbol europeo, volvió al equipo en 2009, cuando se consagró como campeón brasileño y artillero de la liga. El jugador fichó el año pasado por el Corinthians pero disputó pocos partidos por sus lesiones y el club terminó rescindiendo el contrato debido a que el jugador no cumplió con todo el tratamiento médico que le fue recomendado

Artículos relacionados